Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Medio Ambiente

Salvar el Taibilla

Vecinos y ayuntamientos de la Sierra del Segura exigen acabar con el cauce seco del río. La plataforma Taibilla Vivo reclama a la Mancomunidad explotar al 100% la depuradora de Lorca para rebajar la dependencia del agua para consumo humano desde el embalse de Nerpio

Presa de la toma de agua del Taibilla, donde comienza el cauce seco. Plataforma Taibilla Vivo

Un cauce seco de seis kilómetros de longitud y la paciencia agotada de los habitantes de la Sierra del Segura. La desecación del río Taibilla tras su paso por la presa de la Toma en Nerpio es, a ojos de los vecinos de estos municipios al sur de Albacete, uno de los mayores desastres ambientales en una cuenca tan regulada por obras hidráulicas como la del Segura.

Desde los años 60 del siglo pasado este cauce, que va desde el pequeño embalse donde la Mancomunidad de los Canales del Taibilla (MTC) capta las aguas para consumo humano en la Región de Murcia y hasta la desembocadura del afluente en el río Segura, apenas tiene caudal, y el que tiene termina por infiltrarse a los acuíferos de la cabecera de la cuenca.

Las protestas por el estado ecológico del río se han sucedido en las últimas décadas pero la unión de varios colectivos vecinales y conservacionistas ha permitido volver a levantar la voz en la sierra para lograr un mínimo caudal que permita dar una alegría al millar de habitantes de las aldeas situadas aguas abajo de la presa de la Toma, como los pueblos de Vizcable y Claras (entre Nerpio y Yeste).

Los recursos del Taibilla suponen a día de hoy una cuarta parte del agua que suministra la Mancomunidad para el consumo de 2,4 millones de habitantes (80 municipios entre Murcia, Alicante y Albacete). El Trasvase Tajo-Segura, pese a que en el último año ha caído la demanda de este recurso, y la desalación aportan el resto.

Pese a todo, los sucesivos planes de cuenca del Segura no reflejan en la práctica ningún rescate para el cauce desecado del Taibilla, que antes de su conexión con el Segura vuelve a acumular agua gracias a unas pequeñas afloraciones subterráneas. Canales del Taibilla ha priorizado hasta ahora la toma de recursos aguas abajo del embalse principal del Taibilla antes que el estado ecológico. Ahora, la nueva plataforma Taibilla Vivo pretende darle la vuelta a la solución con el diálogo abierto entre los vecinos y Francisca Baraza, presidenta de la Mancomunidad.

«Nuestra propuesta pasa por explotar al 100% la potabilizadora de Lorca», que toma el agua del azud de Ojós pero que desde hace años su capacidad de producción se encuentra a la mitad, explica Stefan Nolte, miembro de Taibilla Vivo y portavoz de la plataforma en Defensa de las Fuentes de los ríos Segura y Mundo.

Canales del Taibilla opta por el trasvase entre la Fuensanta y la depuradora de Letur para subir el caudal

decoration

Esa capacidad extra que busca el colectivo permitiría incluso «abastecer todo el municipio de Lorca y parte de Cartagena con el caudal que llega por los canales del postrasvase». La depuradora lleva varios intentos para arreglarla pero hasta ahora no han dado sus frutos. Incluso, señalan los miembros de la plataforma, en verano se para la producción. Arreglar la infraestructura supondría una fuerte inversión y cuatro años de obra.

Trasvase de la Fuensanta

Baraza, que ya se ha reunido en un par de ocasiones con la plataforma, opta por otra alternativa que contempla dos nuevos puntos de toma de agua para aliviar la presión sobre el Taibilla. Retomando lo que se dejó por escrito en el Plan Hidrológico Nacional y que se canceló en 2006, la MTC apostaría por un trasvase para conectar el embalse de la Fuensanta con la estación depuradora de Letur (Albacete), así como un segundo que llevaría agua de la presa del Cenajo hasta la comarca del Noroeste, que depende más del agua del Taibilla.

El proyecto técnico estaría redactado (una conexión de entre 10 y 15 km con poco desnivel, lo que resultaría más económico) y la dirigente de Canales del Taibilla está a la espera de poder presentar el plan al consejero de Agua del Gobierno manchego, Francisco Martínez, junto con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, para poder sacarlo adelante lo más pronto posible.

La plataforma quiere que estos proyectos se queden atados con su inclusión en el tercer plan hidrológico de Segura hasta 2027. La directiva marco del agua obliga desde 2015 a mantener los ríos europeos en buen estado ecológico. La plataforma señala que los datos del Taibilla que reporta a Europa la Confederación Hidrográfica del Segura están adulterados, ya que miden el caudal de este río en un punto de control aguas arriba de la presa de toma.

Un caudal ecológico de 365 litros/s para rescatar el cauce del río

Tras 18 años de obras y parones por la Guerra Civil, el agua del Taibilla llegó a Cartagena en 1945 para abastecer a los destacamentos militares de la zona. Esto supuso un relanzamiento industrial y económico. La demanda siguió creciendo con el paso del tiempo ante el aumento del turismo en la costa regional, lo que se tradujo en un abastecimiento insuficiente que obligó a la Mancomunidad a buscar otros recursos.

«La población abastecida y el consumo de agua por habitante han crecido fuertemente desde la construcción de los Canales del Taibilla, llevando a dicho río a una situación de sobreexplotación crónica y a la ausencia de caudal ecológico», señalan desde la organización en Defensa de las Fuentes de los ríos Segura y Mundo. Precisamente, el azud de Ojós iba a jugar un papel fundamental en la salvación del río Taibilla, ya que los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Segura estimaron que, si se dejaba correr por este cauce hasta 365 litros/segundo de media anual, la misma cantidad se podría captar en el embalse que reparte agua a las márgenes izquierda y derecha del Segura.

«El coste adicional por bombeo y potabilización supondrían unos ocho céntimos por metro cúbico», señalan desde la plataforma Taibilla Vivo, «seguía siendo más barato buscar el agua en el Taibilla, por lo que la Mancomunidad rechazó la idea». De forma natural, si no existieran las infraestructuras hidráulicas, el Taibilla tendría unos 1.850 litros por segundo y aportaría al Segura un 10% de sus recursos. El objetivo de la plataforma es recuperar al menos ese caudal ecológico que calculó la Confederación en su día.

«Es impresentable que se esté desecando un río de alto valor de conservación, situado en plena Red Natura 2000, para que luego el agua de máxima calidad se despilfarre en, por ejemplo, la limpieza de purines de cerdo o que se pierda por culpa de las fugas en redes de distribución», apunta Stefan Nolte. Las aguas de la Sierra de Segura «siempre han sido el objeto de deseo de los mucho más áridos territorios circundantes, habiendo sufrido en nuestros parajes de innumerables obras hidráulicas de regulación y conducción».

Luengo exige un trasvase para riego

El Gobierno de la Región de Murcia ha exigido al de España que autorice el trasvase de caudales para el riego a través del acueducto Tajo-Segura ante la inminente reunión de primeros de noviembre de la Comisión Central de Explotación. En este encuentro se analizará la situación actual y, conforme a los datos disponibles, se determinará la cantidad de agua susceptible de ser trasvasada.

Destaca el consejero de Agua, Antonio Luengo, al igual que a comienzos de octubre, la situación del sistema es la correspondiente al nivel 3, con casi 475 hectómetros cúbicos de agua embalsada en la cabecera del Tajo, «cifra que se sitúa claramente por encima del límite de 400 hectómetros cúbicos que marca, a modo de precaución, el umbral por debajo del cual no es posible transferir recursos al sureste».

Por ello, Luengo espera que la Comisión autorice un trasvase de 20 hectómetros cúbicos, algo que, al estar en el nivel 3, deberá ser autorizado, de manera discrecional pero motivada, por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. El consejero Luengo recordó que «son ya 19 las ocasiones en las que la ministra no ha respetado el criterio de la Comisión en los 53 meses que lleva al frente del Ministerio, y el castigo al que somete a los regantes del sureste español se tasa en 149,4 hectómetros cúbicos no trasvasados».

Por todo ello, el Gobierno regional reclama que el trasvase del mes de noviembre no se convierta en el recorte número 20 de la ministra Ribera.

Compartir el artículo

stats