Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Medio ambiente

La crisis climática traerá más lluvias torrenciales a las cuencas costeras y al Altiplano

Las previsiones del Ministerio aumentan el riesgo de inundaciones para las próximas décadas con el ojo puesto en la cabecera del Segura

La calle San Nicolás de Javalí Viejo, la ‘zona cero’ del temporal de la semana pasada. Israel Sánchez

Gran parte de los afluentes del Segura y de las cuencas internas más pequeñas en la Región de Murcia que desembocan en la costa verán aumentar el riesgo de inundaciones en las próximas décadas. Las emisiones de gases nocivos a la atmósfera y el calentamiento global traerán consigo graves episodios climáticos y meteorológicos, extremos y con más frecuencia, en zonas como el sureste español. La sequía y la pérdida de suelos fértiles es una amenaza pero también las precipitaciones torrenciales en periodos de tiempo cada vez más cortos.

La ciencia de las predicciones climáticas no alcanza todavía a ser tan fina como les gustaría a muchos, pero los modelos que dibujan escenarios de impacto de esta crisis ambiental ya aportan datos muy negativos. Así lo advierte uno de los recientes informes elaborados por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) para el Ministerio para la Transición Ecológica, donde analiza los eventos de precipitaciones máximas teniendo en cuenta la influencia del cambio climático entre los años 2040 y 2070. La probabilidad de grandes cambios a comienzos de la próxima década es muy baja, con mayor incidencia en la red central de la cuenca y en el río Mundo.

Sin embargo, al aumentar el tiempo de estudio sobre la posibilidad de graves inundaciones a un periodo de retorno de 100 años, los pequeños afluentes de la cabecera de la cuenca en Albacete, así como otros cauces en Yecla desconectados de la cuenca principal tendrían una mayor probabilidad de sufrir episodios de inundaciones, y esto en el escenario climático más optimista. "También se verían afectadas pequeñas corrientes (ramblas) que desembocan directamente en la costa en la zona entre Águilas y Mazarrón".

Con un periodo de 500 años, el riesgo crecería en ríos como el Argos o la rambla del Albujón, así como habría un aumento de la probabilidad de cambios en el acumulado máximo de agua caída en el tramo medio del Guadalentín y en más cauces del norte de la cuenca.

El escenario más pesimista

El Cedex, a la hora de manejar su segundo escenario, más pesimista, pone de ejemplo a los afluentes y ríos de la cabecera del Segura como zonas hidrológicas que más registrarían lluvias torrenciales en las próximas décadas. La rambla del Albujón, los tramos altos de los ríos Segura, Argos y Quípar o los afluentes del río Mundo abarcarían aquellas zonas con cambios importantes y más drásticos en cuanto a la pluviometría.

Raúl Herrero, consultor en proyectos sobre ingeniería hídrica en la Región de Murcia, incide en las consecuencias que tendría la crisis climática sobre la Comunidad. "En los últimos tiempos ya se están produciendo fenómenos cada vez más extremos, y que irán a más". Herrero recuerda que las sequías y las inundaciones ocurrirán con más frecuencia y con más intensidad, "especialmente en las demarcaciones del Segura y del Júcar", que cubren gran parte de la vertiente levantina.

Informes como el que ha elaborado el Cedex para el Ministerio "evidencian", a juicio del ingeniero, que las disponibilidad de recursos hídricos en el futuro "irá a la baja", lo que se traduce en "menos aportaciones de agua a los embalses y acuíferos", estos últimos sobreexplotados en algunas zonas de la cuenca del Segura. "Esta es una realidad que las planificaciones hidrológicas de las cuencas llevan recogiendo desde hace más de siete años".

Compartir el artículo

stats