El Gobierno de la Región de Murcia ha exigido este jueves en el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, y apoyada por la gran mayoría de Comunidades Autónomas, que el Ministerio de Hacienda participe en las reuniones, y que se hagan de forma presencial y no por correo electrónico “como han llegado a convocarnos para esta última reunión”, explicó la vicepresidenta y consejera de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias, Isabel Franco. Solo así, dijo, “podremos avanzar en solucionar algunas dudas que se llevan meses planteando y esperando se aclaren, sin que hasta el momento se haya conseguido”. Una solicitud que se hace “aún más necesaria teniendo en cuenta que la ausencia de la Ministra de Servicios Sociales, Ione Belarra, empieza a ser tónica habitual”, cuando los que las Comunidades necesitan es “ese nivel de interlocución”.

Se trata del aplazamiento de la votación a favor de los créditos para la financiación de proyectos de inversión en el marco del componente 22 ‘Economía de los cuidados y refuerzo de las políticas de igualdad e inclusión social” del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia’, de los que Murcia recibirá algo más de 27 millones de euros. Una financiación con la que la Comunidad se ha mostrado conforme, no así con los criterios incorporados en un nuevo anexo que modifica las condiciones pactadas en el convenio de colaboración suscrito con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 el pasado mes de noviembre, de forma “sustancial, unilateral y lesiva para los intereses de la Región de Murcia”.

Franco ha mostrado el compromiso del Gobierno Regional con la ejecución de los fondos europeos, siempre y cuando no se tenga en cuenta o se modifique el contenido del anexo en el que varían las condiciones de ejecución de las inversiones previstas en el convenio, y cuya aplicación dificulta gravemente la viabilidad de las inversiones aprobadas. “Trabajamos con proyectos de gran envergadura que deben servir para toda la población”, concluyó.