Kiosco

La Opinión de Murcia

Salud

Sin miedo a las enfermedades sexuales: los casos se disparan en la Región

El último informe de Epidemiología sobre infecciones de transmisión sexual muestra un importante aumento en el último año y alerta de que "nos encontramos ante un importante problema de Salud Pública"

La no utilización de medios de protección dispara las infecciones sexuales. l.o.

Los jóvenes han perdido el miedo a las enfermedades de transmisión sexual. Así lo consideran los expertos tras conocer los últimos datos de incidencia en la Región de Murcia, donde los casos de infección gonocócica (gonorrea), sífilis, clamidia y linfogranuloma venéreo se han disparado en el último año frente al periodo anterior, tal y como recoge el último Informe de Vigilancia Epidemiológica de las Infecciones de Transmisión Sexual en la Región de Murcia del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud, publicado hace sólo unas semanas.

Los incrementos, de entre el 30 y el 50% en función de la enfermedad, han llevado a elevar la voz de alarma ante lo que los especialistas consideran un problema de Salud Pública si no se actúa con rapidez para lograr un diagnóstico precoz y cortar la cadena de transmisión secundaria.

Las conclusiones del estudio indican que el análisis de la tendencia en la infección gonocócica muestra un aumento significativo en los últimos cinco años, al igual que en la sífilis, aunque ésta ha experimentado una evolución más variable.

Al tiempo que la clamidia ha sido la infección de transmisión sexual (ITS) más frecuente de las cinco analizadas en este informe: gonorrea, sífilis, sífilis congénita, clamidia y linfogranuloma venéreo.

Enfermedades

Infección gonocócica (gonorrea)

Esta infección de transmisión sexual bacteriana afecta a uretra, recto, endocérvix, faringe y conjuntiva. El periodo de incubación es de 1 a 14 días.

Sífilis

La enfermedad evoluciona en varias fases: primaria (presencia de una úlcera en la zona de inoculación); secundaria, latente (ausencia de síntomas) y terciaria (aparece años después de la infección afectando a diferentes órganos).

Sífilis congénita

Se transmite a través de la placenta, de madre a hijo, durante el periodo de gestación.

Clamidia

En los hombres se manifiesta como una uretritis y en las mujeres como una infección de cuello uterino. La infección por clamidia favorece la infección por VIH y otras ITS.

Linfogranuloma venéreo

Se caracteriza por una úlcera o pápula indolora. En el estadio secundario puede afectar a los ganglios linfáticos regionales. Se transmite por contacto directo en la relación sexual.

Los epidemiólogos señalan a su vez que la clamidia y el linfogranuloma venéreo han sido dos de las enfermedades de declaración obligatoria nuevas que se han incorporado al sistema de vigilancia de la Región de Murcia a partir del año 2020, por lo que no hay datos de referencia de otros años, «pero sí se ha visto un aumento entre 2020 y 2021».

En gonorrea se diagnosticaron 278 casos en 2021 en la Región de Murcia, lo que supone un aumento del 49,5% respecto a las cifras de 2020. Los casos también se han duplicado en los últimos dos años y las cifras actuales se igualan a las registradas hace 35 años.

En sífilis se han diagnosticado 107 contagios, una tendencia ascendente que ha sido más pronunciada en el último año, con un incremento del 39%.

La clamidia iguala el incremento de la gonorrea, con un aumento del 49,6% en el último año y 330 casos diagnosticados en la Región. Mientras que en linfogranuloma venéreo han sido 17 los casos detectados en 2021.

Los especialistas piden campañas de concienciación dirigidas a los más jóvenes

decoration

Más casos en hombres

El informe de Servicio de Epidemiología indica que según el sexo, se observa una mayor afectación de ITS en hombres que en mujeres a excepción de la clamidia, que es ligeramente más frecuente en mujeres, principalmente mujeres jóvenes.

El mayor número de casos se observó en adultos jóvenes, pero con algunas diferencias según la enfermedad. Así, el porcentaje de casos menores de 25 años es máximo en los casos de infección por clamidia.

En relación al país de origen, entre un 70-80% son españoles y le siguen las personas procedentes de América Latina, con alrededor del 15% de los casos.

Los especialistas explican que «a pesar de los dos años de pandemia, las infecciones de transmisión sexual han experimentado un incremento en la Región de Murcia, al contrario de lo que ha sucedido con otras enfermedades transmisibles». Por lo que avisan de que «nos encontramos ante un importante problema de Salud Pública, tanto por la magnitud como por las complicaciones y secuelas si no se realiza una detección, diagnóstico y tratamiento precoz que permita un rápido control de la transmisión a otras personas (transmisión secundaria)».

Además, apuntan a que aunque en este informe se analizan cinco de la ITS sujetas a vigilancia obligatoria, existen otras como el VIH/sida, hepatitis B y C que también son de declaración y vigilancia obligatoria dentro de la red regional y de la estatal.

El jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, Aníbal Nieto, considera que «hay una relajación por parte de la población más joven ante las infecciones de transmisión sexual, se les ha perdido el miedo y esto hace que estén aumentando en los últimos años».

El especialista, que también llama la atención sobre el incremento de los casos de VIH en personas jóvenes, considera que sería necesario volver a hacer campañas informativas dirigidas a estos grupos de población. «Es urgente contar con campañas de recuerdo con mensajes que calen entre los más jóvenes», insiste.

Red de vigilancia

La vigilancia de las ITS en España y la información epidemiológica se inicia en 1995 con la creación de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave).

Murcia cuenta con una Red Regional de Vigilancia Epidemiológica, en la que se establecieron 40 enfermedades de declaración obligatoria, y en 2018 se inició el desarrollo del Sistema de Información Epidemiológica como sistema de notificación adicional al que ya estaba en marcha y se sumaron 20 enfermedades más. A final de 2019 se llevó a cabo una prueba piloto y en el año 2020 se implementó en todos los hospitales de la Región.

Sólo cuatro de las ocho patologías más frecuentes tienen cura

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) como la infección gonocócica, sífilis, virus del papiloma humano (VPH), VIH, virus de la hepatitis B, tricomonas, clamidia y muchas otras, continúan siendo un importante problema de Salud Pública, según los especialistas. Pero no lo son solo por la magnitud, sino por las consecuencias que se pueden derivar si no se realiza una detección y diagnóstico precoz de los casos que permita un rápido control de la transmisión secundaria a otras personas.

El abordaje en el control de esta transmisión radica en el estudio de los contactos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los más de 30 virus, bacterias y parásitos que, según se sabe, se transmiten por contacto sexual, ocho se han vinculado a la máxima incidencia de infecciones de transmisión sexual. Cuatro de ellos son curables actualmente (gonorrea, sífilis, tricomonas y la infección por clamidia), pero hay otros cuatro que son infecciones víricas no curables cuyos tratamientos pueden atenuar o modificar los síntomas de la enfermedad, estos son el VIH, VPH, virus de la hepatitis B y la infección genital por el virus del herpes simple.

Los datos de la OMS muestran que cada día más de un millón de personas contraen alguna infección de transmisión sexual. Se estima que en el año 2020 hubo unos 374 millones de nuevas infecciones de alguna de las cuatro ITS: clamidia (129 millones), gonorrea (82 millones); sífilis (7,1 millones) y tricomoniasis (156 millones). 

También calcula la Organización Mundial de la Salud que en 2016 más de 490 millones de personas presentaban infección genital por el virus del herpes simple y que hay más de 300 millones de personas infectadas por el virus del papiloma humano. Cerca de 296 millones de personas tienen también hepatitis B crónica.

Los epidemiólogos apuntan a que en Europa y en España la evolución de las ITS ha seguido una tendencia ascendente estos últimas años.

Compartir el artículo

stats