Unas 40.000 personas participaron ayer en el segundo abrazo simbólico al Mar Menor, según los organizadores de la Plataforma de la Iniciativa Legislativa Popular por la personalidad jurídica de la laguna salada. Personas de todas las edades, incluyendo veraneantes procedentes de distintas zonas del país, se involucraron en este evento multitudinario en el que según Jesús Cutillas, portavoz de la ILP, «participó menos gente que el pasado año, en el que se reunieron 70.000 personas porque el Mar Menor tiene una gran capacidad de autoregeneración». Sin embargo, destacó que «en paralelo se han realizado cadenas humanas en todo el mundo para abrazar los mares y lagos, en apoyo a nuestra iniciativa».

Se dejaron ver pancartas reivindicativas e incluso una ‘sirena’ | LOYOLA PÉREZ

Otra portavoz de los colectivos organizadores, Teresa Conesa, explicó que el evento tuvo, «por un lado, un carácter festivo, por los avances que ha tenido en las Cortes Generales la ILP, y por otro reivindicativo, porque seguiremos defendiendo el Mar Menor hasta que se arregle». Conesa recordó que «en septiembre se realizará el último trámite para que entre en vigor la ILP y este sea el primer ecosistema de Europa que tenga derecho a vivir, a no ser agredido».

Durante los 15 minutos que duró el abrazo simbólico, los chiringuitos de la costa pusieron la canción ‘Somos sol y sal’ de Nunatak, tras la cual los asistentes corearon eslóganes como «Mar Menor Vivo» o «SOS Mar Menor». «Queremos repetirlo año tras año, mientras no cesen los vertidos que puedan dañar el ecosistema», añadía Conesa.

La plaza del Espejo de Los Alcázares fue el lugar elegido por los promotores para «calentar motores» de cara a esta cadena humana en torno a la laguna que se realizó a las 13.00 horas en todo el litoral marmenorense. La convocatoria concluyó con la actuación de una sirena en el mismo punto.

Conesa agregó que «aunque están lavándole la cara, sacando algas, mientras no deje de entrar el veneno, se suma a lo que ya había. En ese sentido tememos que pueda haber otra anoxia y que las fuertes lluvias en el otoño arrastren todo lo que hay en el Campo de Cartagena. Por ello, pedimos soluciones basadas en la naturaleza y en el origen de la problemática».

Entre los participantes se encontraba Catalina Lara, una vecina de Madrid que veranea desde hace 38 años en el Mar Menor, que señaló que participaba porque «nunca hemos visto semejante catástrofe» y espera que las protestas «puedan remover algo».

Juan Diego Marín, vecino de Los Alcázares de 22 años, quiso recordar que «se trata de la laguna salada más grande de Europa y a día de hoy necesitamos que se recupere. Creo que participar en este tipo actos nos va a favorecer a todos. Lo primero es que entre todos pongamos un poco de ayuda en no ensuciar más el Mar Menor y tener cuidado con los vertidos».

También había niños y niñas como Claudia de 7 años, que participó porque «quiero que el Mar Menor esté vivo, porque ahora mismo no está bien», mientras su madre apunta que «ella está muy concienciada, cuando ve un plástico en el mar lo recoge y lo tira a la basura».

Protesta por el estado de La Manga

Por segundo año consecutivo, este sábado se volvió a realizar una manifestación convocada por la Asociación de Vecinos del Norte de La Manga-Veneziola. En el transcurso de la protesta, su presidente, Joaquín Carrasco, leyó un manifiesto «contra el abandono en el que se encuentra sumida la zona norte de La Manga por parte del Ayuntamiento de San Javier. Este colectivo no sólo pidió la «recuperación urgente del Mar Menor», sino también la construcción de aceras y un paseo marítimo en la zona, la limpieza de solares y la retirada de algas de las playas.


Por su parte, Verónica Menéndez, cartagenera de 43 años residente en Murcia, este movimiento es muy importante para que las autoridades se conciencien de proteger nuestras costas y se preocupen un poco más de lo que tenemos. Aunque la solución está difícil, creo que ayudaría un poco de menos pesticidas a los cultivos y poner una barrera en las ramblas para que las lluvias no arrastren todos los fertilizantes de la agricultura».

En esta manifestación también participó el alcalde de Los Alcázares, Mario Cervera, que exigía que «los sistemas económicos dejen de perjudicar uno de los patrimonios más importantes de Europa». Por su parte, el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, también mostró a La Opinión su deseo por participar «porque siempre apoyamos el Mar Menor»,

La alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, no quiso responder a la pregunta de si participaría, la vicealcaldesa cartagenera Ana Belén Castejón aseguró que lo haría pero no indicó dónde «para no restar protagonismo a los vecinos» y el teniente alcalde, Manuel Padín, de Cs, no participó. Tampoco participaron miembros de Vox, pero sí estuvieron representantes de PSOE, MC y Podemos.