Kiosco

La Opinión de Murcia

Salud

Los expertos plantean volver al uso de mascarillas en la Región por la octava ola

Indican que en caso de dar positivo por coronavirus, habría que hacer de nuevo cuarentenas de entre cinco y seis días

Una sanitaria en la Unidad de Cuidados Intensivos. E.P.

«Hay que actuar ahora, que es cuando asoma la octava ola», declara Enrique Bernal, jefe de la Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Reina Sofía. El repunte, de nuevo, de casos de coronavirus ya está aquí, y hay expertos que recomiendan volver a las cuarentenas y a las mascarillas, e incluso plantean como un error haber tomado la decisión de eliminarlas en su momento.

«Cuando en marzo se retiraron las mascarillas en interiores, la incidencia era ocho veces superior a la ola de octubre, cuando la gente estaba tan asustada», explica Antonio Guirao, profesor de Física de la UMU. Por eso, su consejo sobre volver a usar las mascarillas y realizar cuarentenas no es una opinión, aclara, «es un punto de vista matemático»: «Pensábamos que el asunto mejoró, pero nunca llegó a hacerlo».

Con estas últimas palabras se refiere a que «nunca llegamos a bajar a niveles adecuados», sino que la incidencia subió, bajó y volvió a subir hasta llegar a esta octava ola, que define como «una especie de meseta en la que se producen contagios todos los días que no se controlan».

Incluso la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha recomendado este viernes el uso de la mascarilla ante el aumento que se está registrando de casos de coronavirus en España, y ha hecho un llamamiento a ponerse la dosis de refuerzo a quien aún no la tenga.

LAS FRASES

"Estamos en una especie de meseta con contagios todos los días que no  se controlan"

Antonio Guirao, profesor de la UMU

«El número de ingresados es mayor que el de hace dos semanas"

Enrique Bernal, jefe de Enfermedades Infeccionas en el Reina Sofía.


Según Guirao, la situación está estancada, «las olas no son tan enormes, pero el promedio es de entre 50 y 100 fallecidos al día, que son muchos (en la Región de Murcia de uno a dos)», pese a que la letalidad esté siendo menor gracias a las vacunas, que siguen cumpliendo su «función preventiva, aun cuando el resultado está debilitado».

El experto no solo indica que la retirada de mascarillas en interiores, «la medida más efectiva», se decidió sin base científica y en un momento inadecuado, sino que advierte que se le está perdiendo la pista al virus al dejar de hacer pruebas, aunque sepamos que la incidencia se encuentra entre 700 y 1.000 contagios - «con datos similares en la Región»-, pero solo conocemos los casos de los grupos vulnerables: ancianos, embarazadas e inmunodeprimidos. «Todos conocemos a alguien que lo está pasando, y la incidencia real no es esa. Solo vemos la punta del iceberg», sentencia.

Enrique Bernal coincide en recomendar el uso de mascarillas en interiores y, respecto a las personas que den positivo en covid, tendrían que reducir las interacciones sociales y, por supuesto, usar también la mascarilla. En este sentido, Antonio Guirao entiende que al no tener que hacer cuarentena y no tener bajas médicas por coronavirus, aun con mascarilla se pone en riesgo al resto de contactos.

La incidencia es de 500 contagios por 100.000 habitantes y no se baja de los doscientos ingresados en la Región

decoration

«Hay que rastrear y quedarse en casa cinco o seis días, que es el periodo en el que se es infeccioso», indica. El profesor de la UMU asegura que en la Región existe una incidencia de 500 contagios por 100.000 habitantes desde hace tres meses, que en el pico de la séptima ola eran 700 y que no hemos bajado de los 200 hospitalizados. «Se dan altas, pero sigue ingresando gente», subraya.

Por su parte, el jefe Enfermedades Infecciosas del Reina Sofía detalla que han notado el incremento y que el número de ingresados es mayor al de hace dos semanas, mientras que en el resto de centros hospitalarios la saturación está siendo importante.

Las epidemias crecen de manera exponencial, volviendo a los datos matemáticos de los que hablaba Guirao, y la velocidad de reproducción del coronavirus en la Región sigue sin frenarse.

«No estamos usando la mejor de las estrategias. En marzo se declaró la pandemia, de manera no oficial, como acabada y pasamos a la no vigilancia», lamenta.

Además, aunque asume que la situación no es dramática, estamos viendo picos que son superiores a momentos en los que la alarma era mucho mayor, y que no por no hablar de ello el coronavirus no ha acabado.

Compartir el artículo

stats