Kiosco

La Opinión de Murcia

Economía

Jefa por sorpresa

Un 18% de las directivas de las empresas familiares asume la gerencia de forma imprevista, según un estudio de la Cátedra de la Empresa Familiar - Las mujeres dirigen el 26% de estas compañías

Juan Jesús Lozano, Cristina Fuentes, José María Tortosa, María José Martínez y Ángel Meroño participan en una mesa redonda. | CEF

El 26% de las empresas familiares de la Región están dirigidas por mujeres, según se recoge en el segundo número del Cuaderno de Trabajo titulado Mujeres en la dirección de la empresa familiar, presentado este jueves, aunque muchas de ellas tienen que hacerse cargo de la gestión empresarial por sorpresa. Según dijo el director de la Cátedra de la Empresa Familiar, Ángel Meroño, que ha dirigido el estudio, un 18% de las empresarias ha tomado las riendas de la compañía de forma imprevista cuando el anterior responsable desaparece o ya no puede seguir. En los varones la proporción de gerentes que llegan por sorpresa se reduce al 13%.

La explicación es que el 75% de los hombres que dirigen las empresas familiares llega a la gerencia por una decisión preestablecida, mientras que solo un 64% de las mujeres ocupa el puesto de forma planificada por la familia propietaria.

Meroño apuntó que «las mujeres son designadas en mayor medida como sucesores imprevistos en contextos de adversidad económica y familiar», por lo que asumen la dirección en unas condiciones difíciles para la compañía.

Sin embargo, el porcentaje de mujeres que está al frente de la dirección empresarial porque el sucesor previsto inicialmente ha resultado inadecuado llega al 11%, cuando en los hombres esta proporción baja al 4%.

El director del estudio presentó el segundo número del Cuaderno de Trabajo junto a la directora Territorial de CaixaBank , Olga García; el director del Instituto de Fomento, Joaquín Gómez; y el presidente de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur), José María Tortosa.

Explicó que se han manejado los datos de 1.424 empresas analizadas en el Barómetro de Amefmur, que se publica cada seis meses.

El perfil de las gerentes de las empresas familiares muestra que son más jóvenes que los responsables varones y llegan al puesto más tarde. Su edad media ronda entre los 48 y los 51 años, aunque en las empresas que están en la segunda generación baja a los 47 años.

Su incorporación se produce en torno a los 22 años, acumula unos 11 años de experiencia en el puesto y el 56% ha ido a la universidad, mientras que en los hombres esta proporción se reduce al 50%. En contrapartida, ellos tienen una media de 17 años de experiencia, dado que se incorporan antes al mercado laboral.

Meroño apuntó que la presencia de un 26% de mujeres al frente de las empresas familiares resulta superior a la del resto de compañías. La proporción de gerentes se eleva al 30,6 en la segunda generación.

En la primera generación hay un 20% , mientras que en la tercera llega al 23,8%.

Las mujeres dirigen empresas familiares principalmente en el comercio (32%) y el sector servicios en general (29%). Alcanzan una mayor representación en las compañías más pequeñas, con una presencia de casi el 30% en las microempresas, que va reduciéndose a medida que aumenta el tamaño de la empresa. Así en las más grandes llega a reducirse al 16,7%.

La conclusión del informe es que las mujeres tienen muy presente el referente de «la propiedad» y que su presencia «convierte a este tipo de empresas en un entorno favorable para superar las barreras de acceso a puestos directivos».

Más protagonismo al consejo y a la asamblea de familia

Las empresas dirigidas por mujeres alcanzan una mayor presencia femenina en sus órganos de dirección, según se recoge en la publicación de la Cátedra de la Empresa Familiar presentada este martes. Además, las mujeres también dan más juego a los órganos de participación de la familia propietaria en las decisiones empresariales. Así, la existencia del consejo de familia sube del 10% al 16%, mientras que se duplica la proporción de compañías con asamblea familiar cuando ellas dirigen, que pasa del 6% al 12%. La dirección femenina también aporta «una mayor responsabilidad por la condición de propietaria, la existencia de referencias femeninas y menos prejuicios y estereotipos de género».

Compartir el artículo

stats