Kiosco

La Opinión de Murcia

Social

Banco de Alimentos, una década ayudando

La organización celebra su décimo aniversario con previsiones marcadas por la guerra y la inflación: «Los beneficiarios aumentarán un 25%»

José García-Galbis Marín, presidente de Banco de Alimentos del Segura. | BANCO DE ALIMENTOS DEL SEGURA

Una década entera ayudando a los más vulnerables. El Banco de Alimentos del Segura ha celebrado este jueves su X aniversario en el Teatro Romea de Murcia. Desde que se fundara en 2012, en una pequeña nave de apenas 700 metros cuadrados -cuando se repartieron un millón de kilos-, su actividad ha ido ‘in crescendo’, hasta ahora.

Tres años después, en octubre de 2015, se trasladaron a un recinto mucho mayor, de 1.500 metros cuadrados, desde el que siguen trabajando a día de hoy, cuenta el presidente de la organización, José García-Galbis Marín.

Ese mismo año hasta1,8 millones kilos de alimentos lograron repartirse entre 33.000 beneficiarios, aunque si algo generó que todo se acelerara en el Banco de Alimentos del Segura fue el efecto de la pandemia, su llegada y la del confinamiento, en 2020.

Según cifras facilitadas por el Banco de Alimentos del Segura, en esa época se alcanzaron picos de 10.000 kilos repartidos al día, de los que se pudieron beneficiar más de 66.000 personas. «Gracias a todos los voluntarios y colaboradores, pudimos dar respuesta a todo», apunta García-Galbis.

Asimismo, el presidente del Banco de Alimentos del Segura también ha subrayado que la visita de la reina Sofía en ese momento y la fundación que preside la emérita fueron cruciales para aumentar la capacidad de la cámara frigorífica en un 50%, y así poder contar a su vez con más productos frescos.

El panorama a corto y medio plazo no es optimista, pese a que «en 2021 bajó el número de beneficiarios, cuando parecía que la economía comenzaba a despegar», matiza José García-Galbis.

Desde el pasado mes de febrero, la guerra de Rusia y Ucrania hizo prever una catástrofe alimentaria y sanitaria con la que también se contaba en la organización. Una semana después de la invasión, enviaron el primer tráiler a la frontera con Polonia, donde han podido ayudar con 75.000 kilos a través de la campaña ‘SOS Ucrania’, con la que los camiones siguieron saliendo desde Murcia hasta la zona de conflicto.

Las previsiones, según el presidente, vienen marcadas precisamente por la guerra, la subida del IPC y la «inflación, que está afectando principalmente a los productos alimenticios básicos». En principio, según los datos que manejan en Banco de Alimentos, «aumentará en un 25% el número de beneficiarios», añade José García-Galbis.

El Banco de Alimentos del Segura funciona como un mayorista que reparte productos a asociaciones benéficas, en proporción al número de personas necesitadas de ayuda. Consigue realizar su labor gracias a diferentes apoyos: donaciones de particulares, empresas, proyectos propios -como recogidas de alimentos o campañas- y, por otro lado, fondos europeos y del gobierno español.

En 10 años se han ido aumentando de manera paulatina los kilos repartidos por beneficiario y año, y esperan poder seguir dando respuesta, porque toda ayuda es poca. «Si sobra dinero, lo gastamos en comprar alimentos», concluye José García-Galbis Marín.

Compartir el artículo

stats