Kiosco

La Opinión de Murcia

Política

No habrá paz para los tránsfugas

PSOE y Ciudadanos instan a Fernando López Miras a "deshacerse" de los diputados expulsados de Cs y Vox en el Gobierno regional para "sentarse a hacer política" con ellos - Podemos le llamó "miserable"

Minuto de silencio por los muertos en la valla de Melilla. a.R.

Fernando López Miras llegaba a la primera sesión del Debate del Estado de la Región de Murcia con aires conciliadores, ofreciendo pactos a todos los grupos parlamentarios y tendiendo puentes. «La chaqueta de hombre moderado le ha durado poco», le espetó el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Francisco Lucas, tras el turno de réplica del presidente del Gobierno regional, durante la sesión vespertina de ayer en la Asamblea Regional. Entonces Miras sí que valoró las acciones del Gobierno de Pedro Sánchez.

No obstante, el líder de la oposición se dirigió a Miras para decirle que «es muy fácil» conseguir la colaboración y el apoyo del PSOE, pero para eso es imprescindible que «cese a las consejeras tránsfugas y prescinda del apoyo de los que solo se representan a sí mismos». Estaba pidiendo la cabeza de la vicepresidenta del Gobierno murciano y consejera de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias, Política Social y Transparencia, Isabel Franco; de la portavoz del Consejo de Gobierno y consejera de Empresa, Empleo y Universidades, Valle Miguélez; y de la consejera de Educación, Mabel Campuzano. Asimismo, rechazar los apoyos legislativos que pudieran ofrecerle los Grupos Parlamentarios de Ciudadanos y de Vox, perdiendo así la mayoría que le mantiene en el poder.

Al ofrecimiento se sumó el diputado de Ciudadanos, Juan José Molina, quien cedió los dos escaños de su formación para «recuperar la credibilidad de las instituciones» en este último periodo legislativo previo a las elecciones. «Deshágase de los tránsfugas y siéntese a hacer política con la oposición. Ahora tiene la oportunidad de demostrar que la Región está por encima de sus conveniencias para mantenerse en el poder. Haga algo, demuestre que merece el puesto que tiene o váyase», manifestó el diputado naranja.

Patricia Fernández se cuela en el debate: «¿No le da vergüenza?»

Lucas recordó a Miras que «fue designado a dedo por Pedro Antonio Sánchez», para añadir que «ahora vuelve a ser designado desde Madrid», ya que Génova prohibió a Patricia Fernández presentarse al congreso del PP: «¿No le da vergüenza que su partido no se haya atrevido a realizar unas primarias porque no se fía de que usted las pueda ganar?».

Palabras mayores

Podemos no llegó a ofrecer tal cosa en ningún momento y durante el transcurso de la sesión, el enfado de la portavoz morada, María Marín, con el presidente del Gobierno alejaba a la formación cada vez más del diálogo. Después de que López Miras hubiera dejado caer que podría haber diputados o diputadas a los que vendría bien que este verano aparecieran peces muertos, Marín estalló ante la «sarta de infamias y de mentiras» y acusó al jefe del Ejecutivo de «haber cruzado todas las líneas rojas». «Hay que ser miserable y mala persona, por no decirle otras cosas que me callo por respeto a esta cámara. Menuda canallada ha soltado usted en esta tribuna», le espetó.

«No decepcionó ni defraudó», dijo el presidente sobre la parlamentaria Marín cuando volvió a tomar la palabra. «Hoy estaba aquí para hablar de cosas que pudiéramos solucionar entre todos, de imposibles, no», añadió, insinuando la «mala educación» de la portavoz de Podemos.

Posturas antagónicas, una vez más, sobre quién tiene las competencias sobre el Mar Menor o sobre qué hay que hacer con los impuestos volvieron de nuevo a protagonizar un debate que, por mucho que se intentara vender como moderado, terminó siendo bronco, como siempre.

Compartir el artículo

stats