Kiosco

La Opinión de Murcia

Salud

Los sanitarios del SUAP de San Andrés agredidos: "Los moratones son lo de menos, esta situación te quita la motivación de ser médico"

Un facultativo y un técnico de Emergencias recibieron puñetazos en el domicilio de un paciente que también les intentó asfixiar

El doctor A.R. y su compañero Alejandro, del SUAP de San Andrés, se recuperan de las heridas físicas y psicológicas sufridas. Juan Carlos Caval

A.R., médico del SUAP (Servicio de Urgencias de Atención Primaria) de San Andrés, en Murcia, no se imaginaba nunca que ejerciendo su profesión, la que considera «una maravilla porque puedes ayudar a los demás», iba a vivir una situación tan «surrealista» como a la que se enfrentó hace unos días. Este facultativo fue agredido, junto a su compañero técnico en emergencias sanitarias, cuando fue a atender a su domicilio en el centro de la capital a un paciente.

Lo que iba a ser una salida domiciliaria normal se convirtió en una escena más propia de una película, con el agresor sobre ellos en el suelo y la puerta del domicilio bloqueada, sin posibilidad de escapar.

La agresión se produjo el pasado 15 de junio en un vivienda del entorno de El Corte Inglés. «Nos enviaron a un domicilio para valorar a un paciente psiquiátrico que era consumidor habitual de drogas y que se encontraba en tratamiento. Cuando llegamos encontramos a su madre llorando en la puerta de la vivienda porque su hijo había regresado al domicilio unos días antes y había vuelto a consumir, provocando continuos conflictos familiares», explica a La Opinión A.R., quien prefiere mantener su anonimato.

La asistencia se estaba desarrollando con normalidad y tranquilidad hasta que el paciente, que consumía drogas y no estaba tomando la medicación prescrita por su psiquiatra, adoptó una actitud agresiva y se lanzó a propinar un puñetazo al médico, que recibió el golpe en el pecho y cayó al suelo. El técnico, que acudió en su auxilio, forcejeó con el agresor para intentar reducirlo y ambos cayeron al suelo, donde el agresor intentó asfixiar al técnico.

El facultativo recuerda que tras hablar con el paciente le ofrecieron llevarlo al hospital para una revisión más completa, «pero se abalanzó sobre nosotros».

Cuando el usuario le golpeó a él su compañero intentó reducirlo, con tan mala suerte que el paciente lo cogió por la espalda y lo tiró contra el suelo de la cocina. «Íbamos acompañados de dos residentes, por lo que les grité que se marcharan del domicilio, pero el padre había cerrado la puerta con pestillo para que su hijo no se escapara y nos vimos encerrados sin opciones de huir», indica.

Las agresiones crecen un 25%

Los datos publicados por el Servicio Murciano de Salud (SMS) del informe de agresiones a profesionales sanitario en 2021 muestran que el pasado ejercicio se validaron 346 agresiones a 442 trabajadores del SMS, lo que supone un aumento del 25,3% respecto al año anterior, en el que se registraron 307 casos de agresión, si bien el número de denuncias interpuestas en los juzgados o ante los Cuerpos de Seguridad del Estado ha disminuido un 11,4%. La categoría que más agresiones ha sufrido en Atención Primaria fueron los médicos y en Atención Hospitalaria, los enfermeros.

Las agresiones se han dirigido con mayor frecuencia hacia las mujeres (un 75,6%), más del triple de las que sufren los hombres (un 24,4%), teniendo en cuenta que el total de mujeres en el conjunto del SMS es del 73,5 % de mujeres y 26,4% de hombres. A su vez, el sexo de los agresores se reparte al 52,3% entre hombres y 47,6 mujeres. El rango más frecuente de edad del agresor está entre 36 y 40 años y los de más de 60 años en el hombre, y en la mujer se sitúa entre los de 46 y 50 años. Los meses más problemáticos en 2021 en cuanto a número de agresiones fueron los de verano, julio y agosto.

«Alejandro (el técnico en emergencias sanitarias) cayó el suelo y el paciente lo inmovilizó con una rodilla sobre el pecho y otra en su cuello. Comencé a verlo morado y fue cuando me tiré sobre él. En ese momento el padre abrió la puerta y salimos todos pitados», explica el médico del SUAP de San Andrés.

Al llegar a la calle los sanitarios llamaron al 112 y en pocos minutos se personó en el lugar una patrulla de la Policía, que se encargó de buscar al agresor, que había salido corriendo de su domicilio.

Como resultado de esta agresión, el técnico se recupera de una contusión miocárdica y diversos hematomas y el médico agredido del golpe recibido, además de los episodios de insomnio y estrés tras sufrir esta situación.

Este facultativo lleva tres años en el SUAP de San Andrés y aunque reconoce que en alguna ocasión ha sido víctima de agresiones verbales o amenazas, «nunca me había enfrentado a una situación así. Los moratones en el pecho son lo de menos, pero con esta situación te quita la motivación y las ganas de trabajar como médico», afirma.

Los sanitarios conocieron a posteriori que se trataba de un paciente con antecedentes de violencia y que en otra ocasión sacó un cuchillo a otro compañero. «Esperamos que al menos esto sirva para mejorar los protocolos, ya que nos vemos indefensos, y al igual que ocurre en Atención Primaria, nos debería saltar un aviso cuando vamos a atender a un paciente violento», insiste A.R.

Asistencia jurídica gratuita las 24 horas

El Colegio de Médicos de la Región de Murcia ha mostrado su más enérgica condena a la agresión de estos profesionales y alerta de que las situaciones violentas van en aumento. Igualmente, recuerda a los médicos que tienen a su disposición un servicio de asistencia jurídica gratuita 24 horas en el teléfono 616 66 09 95 y en el correo electrónico abogado@commurcia.es, en los que podrán informarse y recibir el asesoramiento necesario, en caso de sufrir una agresión. A la vez que insiste en la necesidad de denunciar estos casos.

Compartir el artículo

stats