Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Universidad

UMU y UPCT preparan cinco grados para la formación dual con empresas antes de 2025

La Politécnica de Cartagena espera ofertar plazas en ‘teleco’ para prácticas remuneradas y prepara otro título con una compañía periférica de Navantia, mientras que la Universidad de Murcia se centrará en Ingeniería Informática, Ciencia y Tecnología de los Alimentos y ADE

Estudiantes de la UPCT.

Grados interuniversitarios, formación dual, títulos abiertos o microcredenciales. La oferta de enseñanza universitaria vive un proceso de transformación profundo desde hace poco tiempo. Las universidades públicas de la Región de Murcia están avanzando en esta modernización de sus títulos. En septiembre comenzarán a impartir tanto la Universidad de Murcia como la Universidad Politécnica de Cartagena el nuevo grado Ciencia e Ingeniería de Datos de forma conjunta, con un reparto equilibrado de la docencia.

Ahora, las dos instituciones han puesto el foco en los grados duales, una modalidad que combina la formación teórica en las clases y el aprendizaje práctico en las empresas. El camino en este formato educativo lo abrió la Formación Profesional hace años en la Región y si todo sale bien durante los dos próximos cursos ambas universidades ofertarán cinco grados duales. «El objetivo es mejorar la empleabilidad de nuestros estudiantes» logrando que adquieran competencias más específicas trabajando dentro de «una empresa, institución u organización», señala Sonia Madrid, vicerrectora de Estudios en la UMU.

Los alumnos contarán con un contrato de alternancia que les permita seguir con los estudios y trabajar a la vez, cobrando un salario como personal en formación. «Tenemos que lograr que el estudiante esté cómodo, con personal formado que le tutorice y que tengan una evaluación adaptada que certifique lo aprendido», explica Juan Ángel Pastor, vicerrector de Estudios de la Politécnica.

La UPCT abriría la veda el próximo curso si la agencia estatal que certifica los títulos (Aneca) da el visto bueno a su grado dual de Ingeniería de Sistemas de Telecomunicación, algo que podría ocurrir los próximos días. Cinco estudiantes, en su último año de formación, cursarán 45 créditos (el 20% de la carrera), incluyendo el Trabajo Final de Grado, en la multinacional AED, con sede en el Parque Tecnológico de Fuente Álamo. Otro proyecto avanzando sería el grado en Ingeniería Telemática junto con SAES, empresa periférica de Navantia dedicada a la electrónica submarina.

La Universidad de Murcia iniciará la fase piloto con los grados en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Ingeniería Informática y Administración y Dirección de Empresas. Los puestos también serán «muy limitados», entre 4 o 5 para el caso de Ingeniería Informática, con 45 créditos cursados fuera del aula. «No estamos hablando de unas prácticas curriculares al uso. El grado de compromiso, organización, coordinación entre las partes es mucho más elevado y eso supone una mayor implicación», señala Sonia Madrid.

Un mínimo de garantías

Pastor incide en que los grados duales deben «ser un proyecto alineado y que complete a su vez el proyecto formativo de la universidad». UMU y UPCT se han fijado mucho en el País Vasco, cuna de la formación dual en España, ya que hay que rediseñar las memorias de los títulos para dar encaje a los créditos de prácticas que se ofertarán. La selección de los alumnos «debe ser lo más objetiva posible, incluso con criterios sugeridos por la empresa», señala el vicerrector, que añade que se buscará a los mejores expedientes. «Lo fundamental es la captación de talento. La universidad ofrece una formación generalista que debe completarse en la empresa, quienes amoldarán al alumno a su forma de trabajar».

«No olvidemos que las empresas deben proporcionar unos tutores que, como mínimo, han de ser egresados y disponer de líneas de trabajo conectadas con la innovación y/o investigación», subraya Madrid, «nuestros estudiantes salen de la universidad y se forman en una nueva ‘aula’ que debe contar con garantías formativas equivalentes a la de la enseñanza universitaria superior».

Red de cátedras o convenios para sacar a los alumnos del aula

Ambas universidades públicas buscan empresas consolidadas que ofrezcan garantías para poder sacar un alumno del aula y que termine su formación en una compañía. Tanto la UMU como la UPCT tratarán de llegar a acuerdos con empresas integradas ya en su red de cátedras, por ejemplo, o por los convenios ya creados: 4.000 en el caso de la UMU. Alicia Rubio, vicerrectora de Estudiantes de la UMU, cree que habrá «una demanda importante» por parte de los alumnos ya que se motiva al estudiante con un tipo de aprendizaje «más inmersivo en el mundo laboral» pero que impulsará su formación al integrarse en equipos profesionales. Sonia Madrid defiende que «se produce un beneficio compartido entre estudiante, universidad y organismos participantes».

Compartir el artículo

stats