Kiosco

La Opinión de Murcia

Agricultura

El campo se rebela contra los contratos de la reforma laboral

Los dirigentes agrarios se quejan de la falta de flexibilidad para disponer de mano de obra

Participantes en la cumbre sobre la reforma laboral organizada por COAG . PILAR WALS

El campo se rebela contra la reforma laboral, que ha supuesto la desaparición del contrato de obra y servicio y obliga a sustituirlo por el de fijo discontinuo desde el pasado 30 de marzo. Los dirigentes del sector agrario que han participado en la cumbre organizada por COAG-IR en Lorca este martes bajo el título ‘Los retos del empleo en el sector agrario murciano y la reforma laboral’ se quejan de que la nueva normativa les impide contratar mano de obra con la flexibilidad y la agilidad que requieren las cosechas. En el encuentro han participado también responsables de la Consejería de Empleo y de la Inspección de Trabajo.

Incertidumbre, preocupación, desidia… Es el estado de ánimo en el que se encuentran los agricultores de la Región desde que el pasado 30 de diciembre se publicó el Real Decreto Ley 32/2021, por el que se aprobaba la nueva reforma laboral. «Los cambios en las modalidades y la duración de los contratos y el nuevo marco para la negociación colectiva impactan notablemente en el sector agrario, puesto que no se adecúa a las necesidades reales de temporalidad y flexibilidad que requieren las actividades agrarias. Suponen, además, unos mayores costes para las empresas del sector», afirmaba este martes en declaraciones a La Opinión el presidente de COAG-IR Lorca y representante regional de Frutas y Verduras de la organización, Plácido Pérez-Chuecos.

La situación no les deja otra salida, argumentaba, que «plantar menos y comenzar a despedir». La reforma laboral fomenta el uso de la contratación indefinida y, para ello, establece un modelo de contratación temporal más restrictivo en duración y supuestos. «No nos deja mucho margen de actuación. Los agricultores necesitamos movernos con rapidez para no perder nuestras cosechas y la nueva Ley, con demasiada burocracia, trámites muy lentos y nula claridad, no nos permite contratar, por ejemplo, una cuadrilla de 10 o 15 personas en tres días, porque nos ha sobrevenido una ola de calor y la sandía corre el riesgo de madurarse. Va a ser la ruina para todos los agricultores», denunciaba Pérez-Chuecos.

Y explicaba que «se reforman y amplían los supuestos para establecer el contrato fijo continuo, que sustituirá en muchos casos a los contratos de tiempo determinado por necesidades estacionales. El nuevo marco no se ajusta a la realidad productiva del campo murciano, a su temporalidad, a su tipología de trabajador y a la organización que requieren estas actividades, que son muy concretas y puntuales, con necesidades muchas veces cambiantes».

Por su parte, José Miguel Marín, presidente de COAG-IR en la Región, dijo que la reforma laboral «ha caído como un jarro de agua fría en el sector agrario» porque «no se le ha tenido en cuenta» en el diseño de la norma, informa EFE. «Necesitamos que la ley se adapte a la realidad del campo», ha dicho Marín, que ha pedido mesas de trabajo para introducir modificaciones en la norma en la fase de desarrollo reglamentario.

El endurecimiento de las sanciones aumenta la incertidumbre

El endurecimiento de las sanciones era otro de los planteamientos que los agricultores ponían sobre la mesa en el encuentro celebrado este martes ante la incertidumbre que genera la reforma laboral.

«No sabemos cómo interpretar la nueva Ley, por lo que nos puede llevar a incumplimientos de la normativa sobre contratación temporal y, por consiguiente, a ser sancionados», ha dicho el presidente de COAG-IR Lorca, Plácido Pérez-Chuecos. «Ante esta situación, muchos prefieren no contratar para no equivocarse, pero el trabajo en el campo hay que hacerlo, por lo que la incertidumbre es máxima», afirma.

Se lamenta de que trabajadores que llevan años recolectando o plantando «no pueden ser contratados, porque ahora se les pide nuevos requisitos. Esos trabajadores están en nuestro país y si no pueden vivir del campo tendrán que echarse a la calle a robar para dar de comer a sus familias», se quejaba. «Reclamamos una bolsa de empleo a la que podamos acudir para cubrir las necesidades en épocas como la que viene ahora y para la que la incertidumbre es total en el sector», insistía.

La consejera de Empleo se ofrece a hacer alegaciones al Reglamento

La consejera de Empresa, Valle Miguélez, ha dico en la cumbre celebrada en Lorca que también al Gobierno regional le «sorprendió que una reforma laboral de tal calado se llevara a cabo sin ningún tipo de consenso y sin haber consultado previamente al sector primario».

Algo más de un centenar de agricultores y asesores se daban cita este martes en la jornada celebraban en el salón de actos de la Cooperativa Alimentos del Mediterráneo, Alimer, en la pedanía de Tercia, para debatir los cambios de la reforma laboral. Miguélez ha añadido que el Ejecutivo murciano «entiende y comprende» la «situación de incertidumbre» que están viviendo los empresarios y se ha mostrado dispuesta a «hacer alegaciones o propuestas para que, cuando se desarrolle el Reglamento de la reforma laboral, se tengan en cuenta aspectos que el decreto con contempla».

El director de la Inspección de Trabajo del Ministerio, Fernando Vélez, ha recordado que la desaparición del contrato de obra y servicio obliga a recurrir a la figura del fijo discontinuo para los trabajos cíclicos de carácter estacional. El alcalde de Lorca, Diego José Mateos, del PSOE, ha apuntado que la reforma laboral «ha supuesto una mejora en la calidad y estabilidad del trabajo», pero ha matizado que «es cierto que hay sectores específicos como el del agro murciano en el que es necesaria una adaptación» de la norma a través de su desarrollo reglamentario.

Compartir el artículo

stats