Kiosco

La Opinión de Murcia

Entrevista
Semana del Orgullo Experto en psicología afirmativa gay, escritor y youtuber

Gabriel J. Martín: "Me emociona que haya chicos que salgan del armario por mis libros"

Recibe hoy el premio Pluma de Plata del colectivo No Te Prives y participa el sábado en la marcha del Orgullo en Murcia: "Me llevaré una parte de esta región conmigo para siempre"

Gabriel J. Martín. L.O.

Miles y miles de jóvenes y no tan jóvenes han aprendido a aceptarse en una sociedad que no siempre les trata bien gracias a libros como Quiérete mucho, maricón, El ciclo del amor marica, Sobrevivir al ambiente, Gay Sex y Gaynteligencia emocional. Normal que a su autor, Gabriel J. Martín (San Fernando, 50 años) le entreguen esta tarde el premio Pluma de Plata del colectivo No Te Prives de la Región de Murcia en un acto que se enmarca dentro de las celebraciones de la Semana del Orgullo LGTBI 2022. Este psicólogo viral (más de 77.000 seguidores en Youtube), que lleva desde 2008 ejerciendo la psicología afirmativa gay, estará presente también en la manifestación del Orgullo que recorrerá las calles de Murcia mañana por la tarde. «Me canta llevarme un trocito de esta región conmigo para siempre».

Saltó a la fama con su primer libro, ‘Quiérete mucho, maricón’, y ya ha visto a más de dos mil hombres en su consulta para ayudarles a alcanzar ese mismo objetivo. «Las personas LGTBI no tienen que cambiar, están bien tal y como son», asegura.

decoration

Explique qué es la psicología afirmativa gay para quien no haya leído Quiérete mucho, maricón.

Nace en el mundo anglosajón a final de los años setenta como una reacción a las indicaciones en salud mental del momento, cuando se intentaba que las personas homosexuales cambiaran de alguna manera su orientación.

Las polémicas terapias de conversión que siguen existiendo en pleno siglo XXI. 

Eso es. Tenían lugar con mucha normalidad por entonces. La ciencia y el activismo consiguieron que la homosexualidad fuera descatalogada como enfermedad mental y ahora el planteamiento es otro: en lugar de intentar que la persona cambie, se busca que se afirme en lo que siente y que trate de vivir de la forma más natural posible para superar el estigma y la homofobia. Al final, se trata de que mejoren las condiciones de vida de la gente. Las personas LGTBI no tienen que cambiar, están bien tal y como son. 

Lleva 14 años especializándote en este campo. ¿Hemos avanzado o vamos para atrás?

Si vamos a redes sociales, que están sirviendo de vertedero, parece que está aumentando la LGTBIfobia. El ser humano saca en Twitter lo peor de sí mismo porque estas plataformas funcionan así, generando malestar emocional, miedo e indignación. El mundo virtual se ha vuelto un mundo muy desapacible. Sin embargo, socialmente veo una evolución muy positiva,con más visibilidad y presencia.

¿Es consciente de que muchos adolescentes han perdido el miedo gracias a usted?

Es muy emocionante. Me parece brutal cuando recibo mensajes de chicos jóvenes que, a partir de leer mis libros, han dado el paso de salir del armario. Se encuentran mejor consigo mismos. 

"No es cierto que el colectivo LGTBI se esté drogando a todas horas, como algunos quieren hacer ver"

decoration

¿Gurú o referente? 

Gurú no porque se les hace caso de forma acrítica. Yo promuevo en consulta a todos mis pacientes que tengan sus propias ideas. Sí me agrada lo de referente porque he popularizado una disciplina que, aunque no es nueva, no estaba instaurada en España y es muy necesaria. 

¿Pesa esa responsabilidad?

Sí, todo tiene mucha repercusión y se me exige más, evidentemente. 

También se habrá encontrado con pacientes a los que no ha salido llegar.

Eso siempre. El mejor de los psicólogos tendrá un 90%de pacientes satisfechos. Yo he visto a más de dos mil hombres;eso significa que a unos doscientos no habré sabido ayudarles. También hay que gestionar esa realidad. A veces, no funciona y no pasa nada; se recomienda otra persona. Hay que ser honesto. 

No sé si me equivoco al pensar que usted está supliendo, en parte, la falta de educación afectivo-sexual que ha habido y hay en nuestro país.

En algunos aspectos, los que tienen que ver con la sexualidad, sí. Mucha gente piensa que afectividad y sexualidad es lo mismo y no es así. Con una cosa te enamoras y la otra tiene que ver con follar. Por eso escribí Gay Sex. En ese libro tuve que ofrecer información veraz para acabar con ciertos mitos. No hemos tenido educación sexual y no somos consumidores informados, por lo que nos hemos terminado creyendo las fantasías que nos muestra el porno. 

¿Qué se le pasa por la cabeza cuando algunos titulares relacionan la viruela del mono con las personas homosexuales?

Indignación y decepción. Debe haber manuales de estilo en los medios de comunicación que sirven para calzar mesas o para limpiarse el culo directamente. O hay periodistas malísimos o lo hacen intencionadamente. Existen protocolos y reglas básicas de cómo se debe informar sobre estas cuestiones. 

"Nos creemos las fantasías que nos muestra el porno porque no hemos tenido educación sexual"

decoration

Hay una preocupación creciente por el ‘chemsex’. Hay todo tipo de voces al respecto en el colectivo, unas más permisivas que otras...

Detrás de tanto titular amarillista existen muchas realidades. En Apoyo Positivo, una de las organizaciones que llevan más tiempo tratando el ‘chemsex’, saben que tenemos que establecer una diferencia básica entre consumo lúdico y consumo problemático. Hay personas que toman drogas y lo hacen de forma recreativa y otras que tienen muchas dificultades. El enfoque con el consumo de estupefacientes no puede ser el de todo o nada, sino que la intervención basada en el conocimiento y en la reducción de daños se ha demostrado mucho más útil. Con este tipo de educación podemos conseguir que, si hay un consumo de drogas, no se vuelva problemático. 

¿Y qué hacemos cuando ya es problemático?

Es un gravísimo problema. No es cierto que la comunidad LGTBI se esté drogando a todas horas, como algunos quieren hacer ver, pero sí que es cierto que hay una parte del colectivo que lo está pasando muy mal y no tiene dónde acudir ni puede pedir ayuda especializada. Nadie le ayuda. No tiene ningún apoyo y es eso lo que tenemos que cambiar. 

En sus libros ha hablado de los problemas que afectan a los homosexuales, del amor que sienten, del sexo que practican y de su inteligencia emocional. El siguiente promete. 

Iba a sacar otro libro en 2023, con más enjundia, pero se coló un proyecto muy bonito que verá la luz este mes de septiembre:un kamasutra para el gay del siglo XXI. Está pensado para hombres homosexuales tanto cis, trans, o intersexuales, con todo tipo de cuerpos, todo tipo de genitales y todo tipo de variedades. Todo tipo de todo. 

Estará bien ilustrado.

Por supuesto, por Sebas Martín. Así no hay que dar demasiadas explicaciones. El kamasutra es para verlo y disfrutarlo. 

Compartir el artículo

stats