Medio Ambiente

La CHS detecta por primera vez ejemplares adultos de mejillón cebra en la cuenca del Segura

La Confederación rebajará el nivel de agua del embalse del Talave para retirar los individuos de esta invasora cuya presencia en la demarcación era mínima

Muestreo de mejillón cebra en la cuenca del Segura

Muestreo de mejillón cebra en la cuenca del Segura / L.O.

Alberto Sánchez

Alberto Sánchez

La Confederación Hidrográfica del Segura ha detectado por primera vez ejemplares adultos de mejillón cebra, considerada una de las cien especies más dañinas del mundo según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en la cuenca del Segura. Unas tareas de muestreo en el embalse del Talave el pasado mes de mayo han revelado la presencia de varios individuos adultos, un hallazgo que no se había citado hasta ahora en el pantano. El organismo de cuenca no había registrado ejemplares adultos en ningún punto de la cuenca pero sí larvas aisladas, siempre en concentraciones inferiores a los 0,050 unidades por litro.

El mejillón cebra o dreissena polymorpha se ha convertido en una de las plagas con más repercusión ecológica y económica a nivel mundial y preocupa especialmente a los agricultores. Tiene una gran facilidad para colonizar nuevas cuencas y un gran efecto transformador de las condiciones ambientales donde se localiza. También tiene un fuerte impacto sobre otras especies autóctonas y graves consecuencias en las instalaciones de agua.

El investigador de la Universidad de Murcia y coordinador del proyecto Life Invasaqua, Francisco José Oliva Paterna, cree probable que su vía de entrada al Talave sea el Trasvase Tajo-Segura ya que el pantano es el punto de partida en la cuenca del agua procedente del acueducto. En el embalse de Alarcón, en Cuenca, a medio camino entre los pantanos de Entrepeñas y Buendía y la cuenca del Segura, ya se ha registrado la presencia de esta especie invasora.

Su llegada hasta el pantano de Albacete se debe probablemente al trasvase del Tajo

Como medida de urgencia, la Confederación va a rebajar la cota de agua en el Talave para lograr que los individuos detectados se desequen y se puedan retirar, además de facilitar la localización en otros puntos de la presa. Oliva Paterna recuerda la necesidad de instalar filtros en el acueducto para evitar la llegada de esta especie en estado larvario, una medida de precaución que se ha demandado desde hace tiempo. "Habría que contemplar ahora otras medidas como un muestreo exhaustivo del embalse y el confinamiento de este a la embarcaciones y la pesca deportiva para que no exista posibilidad de trasiego".

A esto, el experto añade la necesidad de revisar también el embalse de Camarillas (el siguiente aguas abajo del Talave), y las canalizaciones de riego: "Lo más urgente ahora es erradicar los ejemplares adultos".

Mejillón cebra localizado en el embalse del Talave

Mejillón cebra localizado en el embalse del Talave / CHS

El mejillón cebra no se instala en el propio cauce del río por la velocidad de agua. "Necesitaría corrientes inferiores a 1,5 metros por segundo para fijarse en el sustrato, por lo que el peligro reside en que se instale en pequeños azudes o canalizaciones de riego". Desde el año 2001, cuando empezó a ser detectado en el Bajo Aragón, se ha extendido hacia el sur de la Península Ibérica; en el 2005 ya se comprobaba su presencia en embalses de Castellón. Ahora, esta especie invasora supone un grave problema por su impacto ecológico y socioeconómico en cuencas como la del Ebro, el Guadalquivir o el Júcar. También se ha registrado su presencia en pequeñas cuencas del País Vasco y en subcuencas del Guadiana en territorio portugués.

La Confederación Hidrográfica ha seguido el protocolo establecido para estas situaciones comunicando la situación a la Red de Alerta de Especies Exoticas Invasoras del Ministerio para la Transición Ecólogica y a la Consejeria de Desarrollo Sostenible de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha por lo que respecta a sus competencias sobre pesca en aguas continentales. Por último se han intensificado los controles que realiza tanto la Guarderia Fluvial como los Agentes Medioambientales, donde se vigila especialmente el Protocolo de limpieza de las embarcaciones y del resto del equipamiento utilizado.

Impacto en la biodiversidad

Este molusco compite con otras especies nativas de bivalvos, muchas de ellas amenazadas. A diferencia de la almeja asiática, otra invasora cuya presencia en el Segura está más que constatada, ambas tienen un "crecimiento masivo" pero en el caso de esta última no llega a "tapizar" el cauce ni los embalses. "A nivel ecosistémico, este mejillón es un gran filtrador, hasta el punto que genera cambios y empobrece el sistema". Solo en la gestión de infraestructuras en la cuenca del Ebro para impedir la expansión de este animal se han llegado a invertir 30 millones de euros. "Tiene un crecimiento masivo en infraestructuas destinadas a la producción hidroeléctrica y en los sistemas de riego".

Suscríbete para seguir leyendo