Kiosco

La Opinión de Murcia

Cambio climático

La cuenca del Segura tendrá la mitad de agua a finales de siglo

Los escenarios recreados por el Instituto Geológico y Minero de España muestran cómo entre los años 2070 y 2100 las precipitaciones caerán un 28% de media anual, a lo que se sumarán sequías más intensas en el campo, con un mayor impacto en el regadío ubicado en las zonas costeras

Vista general del Azud de Ojós, en una imagen tomada desde la Sierra de la Navela. | L.O.

La desertificación es una de las principales amenazas que el cambio climático puede verter sobre la Región de Murcia. Un territorio que tiende a la aridez puede tener a finales de siglos los peores escenarios posibles: sequías prolongadas, aumento de las temperaturas, subida del nivel del mar o caída de las precipitaciones. Todos estos factores han sido tenidos en cuenta para determinar cómo será la Comunidad los últimos 30 años del presente siglo.

Las áreas donde hay escasez de agua experimentan con frecuencia periodos de sequía significativos, que pueden exacerbarse en el futuro debido a la crisis climática.

Con esta última afirmación el Instituto Geológico y Minero de España ha preparado una cadena de modelos climáticos para determinar qué escenarios se pueden dar en la cuenca del Segura entre los años 2070 y 2100. Analizar el impacto sobre posibles futuras sequías meteorológicas, hidrológicas, agronómicas u operativas «permite planificar estrategias» para salvar una situación que se dibuja muy negra.

El instituto del CSIC ha evaluado cuatro escenarios posibles, y todos muestran un impacto climático

decoration

El instituto concluye que habrá «una reducción significativa de las precipitaciones, un aumento de la temperatura y grandes incrementos en el número, duración, intensidad y magnitud de las sequías». En lo que supone el impacto por las sequías meteorológicas e hidrológicas, este será mayor en las áreas interiores de la cuenca, así como en su cabecera, mientras que las sequías agrícolas y operativas (que reflejan más el daño al tejido socioeconómico) se centrarán en las zonas de costa, «donde se concentra la mayor parte de la demanda agraria» por el regadío.

En estos trabajos que ha realizado este organismo dependiente del CSIC se han dibujado hasta cuatro escenarios, y en todos ellos las previsiones terminan por concluir que habrá menos agua disponible, más sequía o menos lluvias si las emisiones de efecto invernadero siguen aumentando. En concreto, el IGME determina que en cuanto a los recursos disponibles en la cuenca, el Segura perdería dentro de medio siglo entre un 40% y un 60% de los recursos hídricos disponibles.

En general, los modelos muestran cómo una mayor demanda de agua chocará con el problema de tener menos recursos disponibles, lo que implicaría depender más del bombeo en los acuíferos pero se terminaría por reducir las garantías de satisfacer todas las demandas hídricas en la cuenca. Solo la extracción de agua de las masas subterráneas irían en aumento hasta un 40% más de lo que se obtiene ahora.

Todas las predicciones analizadas concluyen que se da un aumento de la temperatura media anual

decoration

Impacto de las sequías

Frente a todo esto, la demarcación del Segura tiene que hacer frente a una previsión pesimista en cuanto a las lluvias anuales que se registren en esos 30 años. «Todos los conjuntos predicen una reducción en la precipitación media futura para todos los meses», dice IGME, ya que esta se reducirá un 28%.

El análisis realizado para las sequías meteorológicas muestra un aumento en el número de sequías moderadas, severas y extremas para dos escenarios concretos, mientras que para los otros dos estos fenómenos pasarán a ser moderados-graves en toda la cuenca. «En general, el número de sequías moderadas, severas y extremas es mayor en los escenarios futuros, y el número de sequías leves es menor. Sin embargo, la duración media de las sequías leves es mayor en los escenarios previstos para todos los tipos de sequías», explica el instituto.

Por otro lado, todas las predicciones analizadas muestran un aumento de la temperatura media anual. La Oficina Española del Cambio Climático determinó en un estudio reciente que las proyecciones climáticas en la Región de Murcia avanzan un aumento de la temperatura en la escala anual de hasta 6,4 grados en el peor de los escenarios. También con un aumento de los días cálidos a los largo del siglo XXI y con olas de calor más prolongadas si no se consigue revertir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Medidas de emergencia con el fin de adaptarse

El Instituto Geológico y Minero de España considera que las previsiones reflejadas en los escenarios analizados para la cuenca del Segura «podría ayudar a las autoridades encargadas de la gestión del agua (en este caso la Confederación Hidrográfica del Segura) a poder anticipar medidas de emergencia o estrategias de adaptación cuando se detecte una sequía meteorológica en sus primeras etapas», ya que de esta forma se podría ganar tiempo.

Compartir el artículo

stats