Kiosco

La Opinión de Murcia

Mar Menor

Los hosteleros del Mar Menor se hartan de la "inacción" del Estado y la Comunidad

La patronal Hostecar avanza cancelaciones hoteleras y cierre de comercios: «Son numerosos los negocios que ven peligrar su economía»

Operarios de limpieza recogen los cadáveres y ova verde en Santiago de la Ribera, ayer. Ecologistas

Una imagen de peces muertos en la laguna salada de la que depende un negocio es una piedra en el camino de los hosteleros a las puertas de la temporada veraniega. El episodio de mortandad de fauna del pasado miércoles en Santiago de la Ribera ha supuesto un ‘basta ya’ de los comerciantes de los municipios ribereños ante la «inacción» del Gobierno regional y el Estado.

Una frase resume bien el sentir de los negocios: «Hasta ahora hemos estado apartados, sin entrar a valorar estas imágenes porque nos perjudica la temporada. Pero es que en esta ocasión no ha dado tiempo a arrancar la temporada, y no podemos soportarlo más», señala a esta redacción el presidente la patronal hostelera de Cartagena y su comarca (Hostecar), Juan José López.

La temporada no la dan por perdida «porque a fin de cuentas hay que trabajar», pero López ya avanza cancelaciones en los hoteles del Mar Menor, negocios que no abrirán en las localidades costeras más pequeñas y alejadas del Mediterráneo como Los Urrutias, Los Nietos, Punta Brava o Estrella de Mar o chiringuitos que no cogerán las licencias este año (en 2021 cerca de una quincena quedaron desiertos). No se olvida del impacto en las escuelas náuticas ni en la restauración.

En un duro comunicado, Hostecar subrayaba ayer que «la laguna salada se está viendo gravemente deteriorada por la pasividad y falta de acción asumida por parte de las diferentes administraciones públicas y que ignoran un problema medioambiental, económico y social». López percibe que las posiciones entre Murcia y Madrid «son cada vez más distantes» y hasta ahora nadie les ha dado «una solución real».

Como ejemplo, el presidente de Hostecar menciona la reunión que convocó la patronal de empresarios de Cartagena (COEC) el pasado lunes con las administraciones para analizar la situación de la laguna y ver soluciones, una cita que no sirvió de mucho, según su parecer. «Hemos alzado la voz porque no encontramos medidas para frenar esto. La única solución es que tanto Gobierno regional como el Gobierno central se dejen de peleas y actúen. Eso nos daría un empujón para seguir trabajando».

Pérdida de clientes europeos

La esperanza para esta temporada estival eran los clientes del norte de Europa o del Este, presionados por la guerra en Ucrania «y que se hubieran alejado de esa zona de conflicto» para recalar en destinos como España o Italia.

«La Comunidad nos ha prometido informes cada X días sobre el Mar Menor, pero no es la solución», subraya, al tiempo que califica la propuesta de poner autobuses para trasladar a los turistas desde el Mar Menor al Mediterráneo como «un parche mal puesto».

El pasado año, tras la anoxia de agosto en la laguna, que dejó toneladas de peces muertos, los ingresos en los negocios ribereños cayeron entre un 60 y un 70%. Los beneficios se pueden mantener en zonas como Mar de Cristal y La Manga, «al poder emigrar los turistas al Mar Mayor», pero insiste en un punto: «cada vez son menos los negocios que abren».

Como conclusión, el comunicado de Hostecar señala que como «consecuencia de esta falta de proceder son numerosos los negocios del Mar Menor que ven peligrar su economía en una época del año determinante».

La Comunidad estudia ayudas

El consejero de Hacienda, Luis Alberto Marín, señaló ayer que la Comunidad está estudiando un plan de ayudas para el sector turístico que se pueda activar en el caso de que la degradación de la laguna este verano termine por impactar de forma negativa en los negocios de la zona.

Compartir el artículo

stats