Kiosco

La Opinión de Murcia

Sequía

La CHS prepara los papeles para activar los pozos si el Segura entra en sequía

La Confederación inicia la tramitación ambiental de los sondeos del Sinclinal de Calasparra o las vegas ante el temor de que la demarcación vuelva a sufrir un déficit de lluvias prolongado

Apertura de los pozos del Sinclinal de Calasparra en 2017. E. Soler

La amenaza de una sequía ha pesado sobre la cuenca del Segura en los últimos meses hasta la llegada de las sucesivas borrascas que han dejado fuertes precipitaciones en la Región e importantes subidas en los recursos hídricos embalsados. Sin embargo, ante el temor de que la demarcación vuelva a sufrir un déficit de lluvias durante un periodo prolongado de tiempo, como ocurría desde octubre del pasado año hasta marzo de este 2022, la Confederación Hidrográfica del Segura está avanzando en una nueva tramitación ambiental para el plan de explotación temporal de la red de pozos de sequía del organismo de cuenca.

En previsión de que se pueda producir un empeoramiento de la situación hidrológica en la cuenca, «que la haga retrotraer a una situación de sequía prolongada como la declarada en el periodo 2015-2019», la CHS quiere culminar los expedientes ambientales con una nueva declaración de impacto ambiental (DIA) que autorice el funcionamiento de la red de sondeos durante los próximos años «en el caso de que resultase necesario».

La explotación para lograr recursos hídricos para el regadío y el abastecimiento de la población se llevaría a cabo en los pozos del Sinclinal de Calasparra y en los acuíferos de Mingogil-Villarones (Albacete), la zona de la Vega Media y también Vega Baja. La DIA regulará las condiciones en que puede explotarse la red de pozos en función de la situación hidrológica de la cuenca, del estado de las masas de agua subterránea origen, y de la afección al medio ambiente y a la Red Natura 2000, con una vigencia de hasta cuatro años.

«La previsión de uso anual máximo de los pozos de sequía supone la movilización de recursos subterráneo por valor de 11,25 hm3 en el acuífero Mingogil-Villarones; 31,9 hm3 en el Sinclinal de Calasparra; 32 hm3 en la zona de la Vega Media y 16 hm3 en la zona de la Vega Baja», señala la CHS. En el caso de los pozos ubicados en Hellín, son un total de siete que vierten sus aguas al río Mundo. En la Vega Media cuentan con 34 sondeos cuya meta es el río Segura, al igual que los 26 pozos de la Vega Baja. El Sinclinal cuenta con 19 sondeos.

La activación de estos pozos debe ir precedida de la aprobación por parte del Gobierno central de un decreto de sequía como ya ocurrió en 2015, con diversas prórrogas hasta 2019. La situación actual de la cuenca aleja esta posibilidad, ya que gran parte de la demarcación se encuentra en normalidad hidrológica, pero instituciones como la Consejería de Agua solicitaron al Ejecutivo central antes de los sucesivos episodias de lluvias que la Confederación avanzara en la tramitación necesaria para poder hacer frente a la sequía en caso de agravarse.

Compartir el artículo

stats