Kiosco

La Opinión de Murcia

Universidades

La financiación de la UMU sale a debate entre Miras y Luján

El presidente regional le avanza al rector en su toma de posesión que «hay que ser realistas» ante la crisis actual mientras que el catedrático le indica que «es absolutamente prioritario» que las instituciones atiendan las necesidades económicas de la Universidad de Murcia

El rector José Luján, en el centro, tras jurar su cargo ayer ante el auditorio congregado en la Facultad de Empresa de la UMU.

En la gran «fiesta» de la Universidad de Murcia, como es el acto de toma de posesión del rector magnífico, las demandas a las instituciones públicas, dichas de una forma más o menos directa, siempre se cuelan en los discursos. El catedrático José Luján juró su cargo ayer como máximo responsable de la UMU asumiendo que a corto y medio plazo tendrá que hacer frente al impacto de la crisis por el sobrecoste de la energía y los combustibles, que ya ha alterado las previsiones presupuestarias de la Universidad para este 2022

Luján viene de una gestión «muy complicada» por la pandemia aunque muestra su orgullo por la adaptación de toda la comunidad universitaria a las necesidades que arrojaba la crisis sanitaria, y que tuvo como resultado «que no hubiera ningún contagio dentro de la Universidad». El rector, frente a un auditorio repleto en la Facultad de Economía y Empresa y acompañado por su renovado y más amplio equipo de vicerrectores, pronunció un discurso plagado de referencias a personajes ilustres de la Historia y a un tema del que sabe que «son ya varias las ocasiones» en las que ha tenido que sacarlo, y que también ayer, frente al presidente regional, Fernando López Miras, debía «hacerlo». 

La financiación de la UMU para los próximos cinco años se está debatiendo desde hace unos meses en el marco de las negociaciones del plan plurianual para cubrir las necesidades económicas de las dos universidades públicas de la Región. Si la Comunidad «quiere seguir contando con una institución referente en la generación y transmisión del conocimiento, es absolutamente prioritario que los poderes públicos atiendan como es preciso su responsabilidad en la financiación de su universidad pública», remarcó el rector, «lo que sea la Universidad de Murcia de 2030 o 2040 es algo que se cimentará sobre bases que hay que poner ahora». Luján condicionó el desarrollo profesional de docentes y administrativos, la formación universitaria y la mejora de las infraestructuras a «un marco de financiación adecuado». 

Miras, por su parte, no hizo una alusión clara a este debate que abría el rector, pero sí mencionó que «hay que ser conscientes de la realidad que estamos viviendo, y cuyas consecuencias, aunque previsibles, no sabemos hasta dónde llegarán». Por delante, subrayaba el presidente, «tenemos un escenario de financiación autonómica incierto, un panorama internacional y económico preocupante con datos negativos en cuanto a inflación, costes de producción y otros parámetros económicos derivados del conflicto ucraniano». Respecto al plan de financiación, señaló el jefe del Ejecutivo regional que «nada se podrá hacer sin haber alcanzado antes un elevado nivel de acuerdo defendiendo cada uno sus posiciones, pero pensando ambas en el interés general».

Nuevos retos

Miras puso como retos futuros para el apoyo institucional a la UMU, más allá de cerrar el plan de financiación, el nuevo plan de ciencias que prepara el Ejecutivo y una mayor colaboración público-privada entre las universidades y las empresas. 

Luján pone el foco en preparar a la UMU durante los próximos cuatro años para la «formación universitaria del futuro» centrada en aspectos como la «empleabilidad, la internacionalización, la digitalización o la innovación docente»; unas características que deben reflejarse, indica, también en la oferta de títulos. La Universidad buscará, además, «ser un referente para el diseño de experiencias de formación para empleo y a lo largo de la vida».

La Universidad logra una alianza europea con otras siete instituciones

El rector José Luján aprovechó ayer la ocasión para anunciar la adhesión de la UMU al consorcio europeo de universidades, mediante una alianza con otras siete instituciones académicas de Europa que conforman la Universidad Europea para el Bienestar (EUniWell). De esta forma, tal y como avanzó LA OPINIÓN, la UMU se suma al proyecto Universidades Europeas para potenciar su presencia en el continente y lograr nuevas estrategias en el ámbito de la docencia e investigación.

«Es una alianza estratégica para trabajar en el marco europeo de universidades», señalaba el rector antes del acto de toma de posesión. De esta forma, la UMU será el octavo miembro del consorcio formado por las universidades de Birmingham, Colonia, Florencia, Leiden, Linneo, Nantes y Semmelweis. El derecho europeo e internacional, el medio ambiente urbano y el cambio climático, la inteligencia artificial en entornos clínicos y la Ciencia Abierta son los ejes principales de este consorcio.

«Estamos encantados de que la Universidad de Murcia se una al consorcio EUniWell. Se trata de una institución con una sólida historia arraigada en la diversidad y la inclusión, y su compromiso a través de la docencia, la investigación y los servicios universitarios con la igualdad de género y la reducción de las desigualdades están en consonancia con la misión de EUniWell», señala Comité Directivo de la alianza de las siete universidades. La Universidad de Murcia ocupa uno de los primeros lugares en España en satisfacción de estudiantes internacionales y proporciona a EUniWell un puente hacia Latinoamérica.

Compartir el artículo

stats