Kiosco

La Opinión de Murcia

Pánico nuclear

El pánico a la amenaza nuclear dispara la venta de equipos de protección

Una empresa de la Región que suministra los monos y material de seguridad militar ve multiplicarse la demanda de particulares este mes

Un hombre se coloca un equipo de protección

Los ataques que se han producido en las centrales nucleares de Ucrania desde que el país fue invadido por Rusia han desatado el temor a una amenaza radiactiva, que ha disparado la demanda de trajes de protección y equipos antigás comercializados por la empresa de la Región Global Protección, que tiene su sede en la pedanía murciana de Espinardo

La compañía suministra los llamados ‘Equipos de protección individual para defensa nuclear, biológica y química’, los denominados ‘EPI NBQ’, que están destinados al uso militar, pero está recibiendo una avalancha de encargos desde principios de marzo. 

El responsable de Marketing de la empresa, Alberto Peñaranda, ha explicado que este tipo de equipos, cuyo precio puede llegar a los 1.500 euros, están siendo demandados por particulares, que tienen miedo a que se produzca una fuga nuclear y creen que las partículas radioactivas podrían llegar a España.

Global Protección está especializada en la venta de los monos y materiales de protección empleados en la industria química y petroquímica, que están diseñados para evitar el contacto de los trabajadores con sustancias tóxicas y con los gases. Se trata de equipos muy especializados, que resultan imprescindibles para el personal de este tipo de instalaciones. «Una persona no puede entrar en una planta química sin este tipo de protección», asegura el director de Marketing.  

Los ataques que se han producido en varias centrales de Ucrania han despertado el fantasma de Chernóbil

decoration

En su página web la compañía muestra también los ‘Equipos de protección individual para defensa nuclear, biológica y química’, que les están demandando clientes alarmados ante una hipotética expansión del conflicto bélico. Algunos de ellos incluso se presentan en la empresa dispuestos a llevárselos.  

Están compuestos por «un mono de protección, guantes, máscaras o mascarillas con elementos filtrantes para proteger de los gases, fundas para botas y traje y equipos auxiliares». 

La compañía explica que «fueron clave en 2020 al inicio de la pandemia de la covid cuando los militares de las Fuerzas Armadas se unieron a los trabajos de descontaminación en todo el país» y apunta que en la situación actual «no serían necesarios para la población en general».

"En la situación actual, estos protectores no serían necesarios para la población en general», explican desde la empresa

decoration

La demanda de clientes españoles se ha multiplicado desde que empezaron a llegar desde Ucrania noticias sobre las intervenciones militares en las centrales nucleares y sobre las amenazas en las instalaciones de Chernóbil, la planta en la que se produjo un accidente en 1986 que provocó una fuga radioactiva, ya que en los últimos días se ha visto amenazada por un corte en el suministro eléctrico.

Alberto Peñaranda destaca que este tipo de equipos de protección están destinados al uso militar y señala que alguno de los pedidos que había realizado la empresa murciana al fabricante alemán ha acabado desviándose al Ejército germano, que está aprovisionándose.  

En los últimos días también se ha multiplicado la venta de máscaras de gas y material de protección respiratorio. Según las cifras deGlobal Protección, en lo que va de mes se han facturado 127.000 euros, mientras que en un mes normal las ventas alcanzan los 51.000 euros. 

Compartir el artículo

stats