Se define como «vocera contra la esclavitud sexual», y ese fin persigue la campaña Eso no es sexo, que ha lanzado con la Consejería de Política Social de la Región. La escritora y directora de cine Mabel Lozano atiende a LA OPINIÓN por teléfono, tras la presentación de la iniciativa en Murcia junto a la vicepresidenta, Isabel Franco

Ha creado, para el Gobierno de la Región de Murcia, la campaña Eso no es sexo. ¿En qué consiste la iniciativa? 

Es una campaña que impulsan las dos direcciones generales, de Mujer y de Juventud, y eso tiene muchísima importancia, porque nosotros no hablamos de sexualidad a nuestros hijos, somos un país muy pudoroso. Entonces estamos viendo que los chavales, desde que son muy jovencitos, tienen un cine porno en el bolsillo: un móvil. Estamos viendo que la escuela de la sexualidad está siendo la pornografía. Una pornografía muy accesible, que está a golpe de clic, y muy agresiva. Y vemos que la pornografía se ritualiza en la calle.

¿Quiere decir que ver porno les lleva a perpetrar ataques?

El año pasado, más de mil manadas fueron judicializadas. Chicos que no solamente quieren violar a la chica, sino que, además, son idiotas: lo quieren subir a la Red para que la gente lo vea. Ahora mismo, el vídeo más visto de Internet es la violación de una chica, con más entradas que Amazon y que Netflix juntos.

"El vídeo más visto de Internet es la violación de una chica, con más entradas que Amazon y que Netflix juntos"

Qué barbaridad...

¡Pero esa es la cultura? Entonces, ¿qué se trata con esta campaña? Se trata de prevenir la violencia sexual y de hablarles y crearles un pensamiento crítico respecto a la pornografía. ¡La pornografía no es el sexo! El sexo tiene que ver con el deseo compartido, desde la empatía, desde el respeto. La sexualidad es una cosa absolutamente imprescindible, y sana, y hay que hablarlo de una normal normal. Y los chavales, cuando ven pornografía, ¿qué ven? Relaciones sexuales. Pero, ¿cómo se llega ahí? ¿Cómo creo esa empatía para tener una relación sexual? Nadie se lo está enseñando...

¿Cuál es el panorama entonces para los padres? 

Vemos a nuestros hijos cientos de horas delante de sus teléfonos y delante de sus ordenadores, con la puerta cerrada, viendo pornografía altamente adictiva. Porque una de las grandes adicciones de este siglo es la pornografía.  

¿Y cuál es la solución, a su juicio, para que dejen de estar horas y horas viendo esa pornografía en sus móviles?

A ver, con esta campaña no hemos querido prohibir nada, sino crear un pensamiento crítico. Eso es muy importante. Que, cuando ellos vean el vídeo de una violación de una chica, sepan que eso no tiene nada que ver con la sexualidad. Pero, si a mí nadie me habla de sexualidad, puedo pensar que eso es lo que nos gusta a la mujeres. Por eso se trata de crearles ese pensamiento crítico, a través de una campaña que no hace pornografía de la pornografía. Que es totalmente blanca. Y también les damos un aviso: nuestros hijos están dejando en Internet todos sus datos.

"También tenemos que hacer hombres y mujeres que tengan empatía, sororidad"

¿Qué riesgos puede conllevar esto para los menores?

Cuando tú no pagas por el producto, el producto eres tú. Estamos viendo, además, que la mayoría de los jóvenes tienen sus redes sociales abiertas: Facebook, Instagram... es que es muy fácil la captación de niñas, porque el porno es un fenómeno que deja víctimas de un lado y del otro de la pantalla. Niñas a las que se las capta y en muchos casos está vinculado a la explotación sexual, a la trata, y niños a los que se les genera una adicción.

Qué puede hacer la sociedad para combatir esto?

Educar, educar, educar y educar. Esta campaña es una herramienta para los propios jóvenes, con un lenguaje audiovisual para llegar a los jóvenes; pero a mí, como madre y educadora, también me parece muy interesante que los padres lo vean. Hay muchos padres negacionistas.

¿Cómo es eso? 

Creen que sus hijos no ven eso. No, tus hijos son normales, como los míos, como los otros, y se pasan cientos de horas delante de sus dispositivos móviles. ¿Qué ven? ¡No sabemos qué hacen nuestros hijos! 

Pero, ¿cómo es posible que esté ese vídeo de la violación y no se haya retirado?

Porque se retira y suben otro, y otro y otro... es que es así. ¿Qué fue lo de la manada de Pamplona? No solamente violaban a esa chica, sino que la grababan. Lo que les gusta es compartirlo. Al final no es otra cosa que la ritualización del sexo grupal. ¿Qué es lo que hay que decir a los chavales? Que eso no es sexo. Es muy importante que aprendan Matemáticas y Física, pero también tenemos que hacer hombres y mujeres que tengan empatía, sororidad. Decirles lo bonito que es que, cuando tú quieras tener una relación con una chica, ella también quiera. Desde la igualdad, porque la pornografía reproduce muchos roles del machismo. La mujer es el objeto y el hombre es el sujeto. 

¿Qué opinión le merecen portales como OnlyFans?

La pornografía es un motor que lleva a la prostitución. Yo creo que OnlyFans en una plataforma que es una manera muy solapada de entrar en la prostitución. Y con personas muy jóvenes que no saben que, cuando subas determinados vídeos a la web, nunca los vas a poder recuperar, dejan de ser tuyos. Detrás de la pornografía hay prostitución, eso está más claro que el agua. 

Los jóvenes, "agentes de cambio"

La vicepresidenta del Gobierno, Isabel Franco, explicó que, con la iniciativa encargada de Mabel Lozano, «pretendemos que los jóvenes, a través de esta campaña formativa que se va a desarrollar en distintos municipios, adquieran conciencia y actúen como agentes de cambio activos en la identificación de las actitudes sexistas y desigualitarias en sus relaciones».