Muchos de los agricultores de los cultivos de Secano en la Región de Murcia han modificado en los últimos años algunas de las prácticas tradicionales de siembra para mejorar las condiciones de la sostenibilidad del ecosistema, ayudando a contribuir, de manera importante, a la mejora de la fauna y la biodiversidad regional. Con el objetivo de analizar el rendimiento de esta forma de cultivo y la contribución a mejorar el conocimiento práctico de estos sistemas agrícolas, AgroBank, la marca agraria de CaixaBank, ha celebrado en colaboración con el diario La Opinión una mesa de expertos en las instalaciones del rotativo.

El rendimiento y futuros retos del Secano en el sector agrícola (I)

El rendimiento y futuros retos del Secano en el sector agrícola (I) Eva Moya

Moderada por Rubén Juan Serna, socio y cofundador de BIA3 Consultores, esta Mesa Agro contó con la participación de José Carlos Martínez, director de Segmento AgroBank en la Región de Murcia; José Miguel Marín, presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Murcia; Esperanza Ramírez, agricultora de Cieza y responsable del Área de la Mujer de COAG; Francisco Carreño, presidente de la Asociación Origen Murcia y de la Denominación de Origen Bullas; y Pedro Guerrero, responsable de Frutos Secos en la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (FECOAM).

La Región de Murcia cuenta en la actualidad con un total de 28.833 explotaciones agrícolas, de las cuales 15.000 son de secano, y el 75 % pertenecen a hombres

En un territorio tan diverso como la Región de Murcia, la Agricultura de Secano puede y debe convivir perfectamente con la de regadío. Aunque sus características son muy propicias para su desarrollo, es cierto que ha habido un descenso importante de este modelo por una problemática endémica ligada a problemas de rentabilidad y meteorología. En nuestra Región, en los últimos 10 años se ha pasado de una superficie cultivada de 370.000 hectáreas a unas 221.000 hectáreas, una reducción del 40 %, algo que en la opinión de José Carlos Martínez «se debería revertir al ser este un modelo de agricultura que tiene muchas ventajas desde el punto de vista de la sostenibilidad en tres vertientes diferentes».

Por un lado la social, porque ayuda a mitigar el cambio climático; por otro medioambiental, al ser un acérrimo defensor del cuidado del suelo; y finalmente económico, porque no se podría llevar a cabo en un territorio de no ser rentable. «La innovación debe ir a más, pero cuesta mucho invertir en nuevas fórmulas cuando la rentabilidad apenas te permite subsistir. Debemos buscar soluciones con la investigación de nuevas fórmulas de cultivo y variedades», explica el director de Segmento AgroBank en la Región de Murcia, quien también apunta que «CaixaBank cuenta con un banco social, MicroBank, que es referente en inclusión financiera a través de microcréditos y otra financiación con impacto social, lo que puede ayudar de forma clara a dotar de servicios e infraestructuras a los territorios donde predomina la agricultura de secano».

Un instante del transcurso de la Mesa de Expertos Juan Carlos Caval

Vivimos en una Comunidad Autónoma donde el sector agrario está capitaneado por los datos macroeconómicos que impulsa el regadío con una fuerza brutal, y en la que el secano, el ‘hermano pobre’ del sector, ofrece muestras de resiliencia. Pese a ello, durante los últimos 20 años, el tejido socioeconómico de las áreas rurales se destruye. «El secano ha demostrado sostenibilidad ambiental, pero no económica. Hay un déficit de rentabilidad económica brutal, y las producciones actuales merecen una mejora en la cadena de valor», explica José Miguel Marín. Desde COAG Murcia se defiende la labor de los agricultores profesionales, que viven de su trabajo y cuyos principales recursos económicos vienen de la actividad agraria, y su presidente destaca que «es fundamental mirar la agricultura de secano desde el prisma de los servicios ecosistémicos que produce. Si no tenemos esto en cuenta, no entenderemos por qué debemos destinar más dinero a las políticas de agroambiente y clima».

También se destacó durante la mesa de expertos la necesidad de buscar nuevos cultivos en el secano, acudiendo a la ciencia y a la innovación, para aportar más rentabilidad. Además, la digitalización del campo, que nunca acaba de llegar, el envejecimiento del sector, con un relevo generacional insuficiente, y la rigidez de la normativa ambiental actual fueron algunos de los temas tratados entre los participantes.

El rendimiento y futuros retos del Secano en el sector agrícola (II)

El rendimiento y futuros retos del Secano en el sector agrícola (II) Eva Moya

Por su parte, Esperanza Ramírez apuntó que «el trabajo de la mujer en la Región de Murcia en el ámbito agrícola es de carácter temporal y muy especializado, centrándose en almacenes y en la recogida de frutas y hortalizas». La Región cuenta con 28.833 explotaciones agrícolas, de las cuales 15.000 son de secano, y el 75 % pertenecen a hombres. Es este sentido, la responsable del Área de la Mujer de COAG pide que se blinden las infraestructuras para que la mujer se pueda dedicar más tiempo a trabajar, y que las administraciones igualen las infraestructuras de la urbe con las del medio rural. «Uno de los avances que debemos implementar sería el de dar entrada legal al trabajo a tiempo parcial dentro del régimen agrario por cuenta propia», explica Esperanza Ramírez.

Los ponentes del evento Juan Carlos Caval

La sociedad va a exigir una notable gestión del territorio, porque entiende que es fundamental para generar bienes productivos y económicos. Cada vez se tiene más claro que los recursos públicos deben ir destinados a financiar bienes públicos. Pese a lo delicado de la situación, Francisco Carreño cree que esta «no es tan traumática gracias a la mecanización e innovación, a las ayudas públicas y al movimiento cooperativo, que de algún modo sostiene al secano. Aunque el foco está puesto en el regadío, y el secano se mantiene en la sombra».

En esa línea comentó Pedro Guerrero que «más del 65 % de la superficie agrícola en la Región de Murcia pertenece a un secano que también existe», y que «la gran preocupación desde FECOAM es el abandono del cultivo, lo que contribuye a la desertización, a la propagación de plagas y a incendios».

AgroBank: una propuesta de valor para el sector agroalimentario

CaixaBank, que es líder a nivel nacional en banca socialmente responsable, cuenta con una línea de negocio específica, AgroBank, una propuesta de valor para el sector agroalimentario que se basa principalmente en cuatro ejes. Por un lado, contar con la oferta más amplia de servicios y productos del mercado, como es el caso de la concesión de préstamos que permiten no pagar ninguna amortización hasta el cuarto año, lo que incide favorablemente sobre la profesionalización del sector, al reducir la presión sobre quienes optan por estos créditos.

Por otra parte, la especialización desde AgroBank tanto de las oficinas como de su personal, evitando la exclusión financiera, algo demostrable atendiendo al dato de las 1.700 oficinas rurales con las que la entidad cuenta distribuidas por todo el territorio nacional. Además, siguen manteniendo todas sus oficinas en aquellas poblaciones de más de 10.000 habitantes, y en aquellas en las que la población se sitúa entre los 1.000 y 5.000 habitantes, el porcentaje se eleva por encima del 90%. En este sentido destacan los llamados ‘referentes agrarios’, personal especializado en el tema agrario al que desde AgroBank se le facilita la formación necesaria.

Otro de los ejes es la labor de impulso al sector agroalimentario, a través de una comunicación que debe llegar a toda la sociedad. Si no se da visibilidad a lo que ocurre en estos entornos, las consecuencias las acaban sufriendo también quienes viven en las ciudades.

Por último, el deseo de liderar la transformación digital y la innovación en un sector primario que en los últimos diez años ha visto como en la Región de Murcia, la superficie dedicada al cultivo ha pasado de 370.000 hectáreas a 221.000 hectáreas, un descenso del 40 % cuyas consecuencias económicas y sociales podemos observar a día de hoy.