Justicia

Declararán como investigados el cirujano y el anestesista de la cirugía mortal de Sara Gómez

El juzgado de instrucción también ha convocado a otras cinco personas, aunque lo harán en calidad de testigos

Familiares de Sara Gómez a las puertas del juzgado, en Cartagena.

Familiares de Sara Gómez a las puertas del juzgado, en Cartagena. / Iván Urquízar

EFE

El juzgado de instrucción de Cartagena que investiga si se pudo cometer un delito de homicidio por imprudencia en el caso de la mujer que falleció después de someterse a una lipoescultura ha llamado a declarar a finales de febrero al cirujano y al anestesista que intervinieron en la operación.

A través de un auto, se indica que el cirujano, J.A.M., y el anestesista, J.G.V., declararán en su condición de investigados, mientras que en los próximos días pasarán por el juzgado otras cinco personas, aunque, en este caso, como testigos.

La resolución judicial acuerda también dirigirse a la clínica Virgen de la Caridad de Cartagena, donde se realizó la operación, para que aporte "la relación exacta" de todos los participantes en ella, sean facultativos o no, e incluso de los celadores que actuaron una vez finalizada la misma.

Los responsables de la clínica deberán precisar su identidad y señalar si los mismos mantienen una relación contractual o laboral con ese centro sanitario o con el cirujano.

Al mismo tiempo deberán informar sobre las cánulas utilizadas en la operación, si fueron aportadas por el facultativo o por la clínica y el paradero actual de las mismas.

A través de una providencia, el juzgado ha comunicado al anestesista que deberá presentar la póliza de responsabilidad civil, mientras que al cirujano se le requiere para que haga lo mismo con respecto a la póliza de responsabilidad civil en materia de estética, ya que la que ha aportado es para angiología y cirugía cardiovascular.

Igualmente, se indica a J.A.M. que deberá indicar el número de lipoesculturas que había realizado con anterioridad a la que hizo el dos de diciembre pasado a Sara G., la paciente fallecida tras permanecer un mes ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de Cartagena, a la que fue trasladada en grave estado tras la intervención quirúrgica.

El padre de la fallecida se ha personado en las actuaciones como acusación particular a través del penalista murciano Evaristo Llanos.