El coordinador de Podemos en la Región de Murcia, Javier Sánchez Serna, anunció esta mañana que la formación morada ha presentado un recurso de amparo al Tribunal Constitucional contra la decisión de la Asamblea Regional de Murcia y la Mesa del Congreso de los Diputados de admitir la retirada del proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia.

Para Sánchez Serna, con aquella decisión "se escribía una de las páginas más negras de la historia de la Región de Murcia". El motivo de la retirada, según el diputado, hay que buscarlo en las enmiendas registradas por los grupos políticos, entre las que se encontraban modificaciones al texto para, por ejemplo, "blindar la personalidad jurídica del Mar Menor y de los ecosistemas de la Región en ese nuevo Estatuto, para reforzar los servicios públicos o para limitar los mandatos presidenciales".

Fueron estas enmiendas las que, según Sánchez Serna, "debieron poner muy nervioso a López Miras", quien "decidió acabar con esa reforma legítima y democrática" en lo que desde Podemos consideran "la enésima cacicada de un presidente que no ha dudado en secuestrar las instituciones de la Región de Murcia para salvaguardar sus intereses personales".

"El PSOE decidió inexplicablemente sumar sus votos a los de Partido Popular y Vox"

Podemos trató el 14 de diciembre de paralizar en la Mesa del Congreso, de la que Sánchez Serna es secretario tercero, la retirada y "permitir que continuase con normalidad la tramitación de la reforma". Sin embargo, a pesar de que los votos de Unidas Podemos junto a los del PSOE en este órgano hubiesen sumado mayoría absoluta, el PSOE "decidió inexplicablemente sumar sus votos a los de Partido Popular y Vox, acabando así con la posibilidad de introducir la defensa del medio ambiente, de los servicios públicos y de la calidad democrática" en el máximo texto legal que regula el funcionamiento de la Región de Murcia.

El recurso de amparo registrado por Podemos ante el Tribunal Constitucional busca impugnar "tanto el acuerdo del pleno de la Asamblea Regional como el de la Mesa del Congreso" y, de ser admitido, esta acción "podría devolver la reforma del Estatuto de Autonomía al Congreso de los Diputados". El coordinador autonómico de Podemos ha explicado que desde la formación morada entienden que "se han vulnerado los derechos fundamentales, tanto de los diputados regionales de Podemos", María Marín y de Rafa Esteban, así como el del propio Sánchez Serna "como representante de más de 63.000 murcianos y murcianas en el Congreso". El diputado ha considerado que la mayor gravedad del asunto reside en que “se han vulnerado los derechos políticos de los ciudadanos y ciudadanas de la Región de Murcia".

Ángel Luis Hernández, secretario de Organización, y Javier Sánchez Serna, coordinador regional de Podemos. L. O.

Sánchez Serna ha recordado que en 2019, cuando se inició la reforma del Estatuto de Autonomía, el Reglamento de la Cámara fijaba como requisito el apoyo de las 3/5 de los diputados para iniciar la reforma. Sin embargo, tal y como señala, la retirada del proyecto que tiene lugar en en diciembre de 2021 "se produce solamente con una mayoría del 53%, con poco más de la mitad de los diputados", por lo que se trata de un Estatuto que fue "aprobado por 45 diputados en su día en la Asamblea en 2019 y que es retirado solamente por 24 y además siete de ellos tránsfugas".

Desde Podemos denuncian que esto supone "una discriminación de diputados que no tiene precedentes" y que "quebranta el artículo 23 de la Constitución Española", ya que "la sociedad murciana decidió, a través de sus representantes, poner en marcha la reforma del Estatuto de Autonomía", mientras que dos años después, "una mayoría artificial", mayoría que "no venía recogida en el reglamento ni en el Estatuto de la Región de Murcia, decide cancelar ese derecho a la participación política efectiva de la ciudadanía a través de sus representantes”.

Además, Podemos entiende que "la vulneración de derechos fundamentales no acaba aquí" y destaca que la retirada del proyecto de reforma "se hace después de una modificación exprés del reglamento de la Asamblea Regional", ya que el reglamento vigente entonces en la Asamblea "no permitía pedir la retirada de iniciativas de proposiciones de ley que ya se estaban tramitando en el Congreso de los Diputados". Por tanto, Sánchez Serna ha asegurado que el recurso de amparo también se justifica ante la posible violación del artículo 9.3 de la Constitución Española, que prohíbe expresamente la retroactividad de las normas que pueden restringir derechos fundamentales, "en este caso el derecho de la participación política".

"Desde Podemos no bajaremos la cabeza ni los brazos y haremos todo lo posible para que López Miras no nos acabe convirtiendo en la Polonia del Mediterráneo"

Además de estos motivos, Podemos ha explicado que el recurso se fundamenta en que existió arbitrariedad en tanto que la reforma del Estatuto fue aprobada por 2/3 de la Cámara, mientras que para su retirada sólo se necesitó de la mitad de la Asamblea, generando "una discriminación entre los diputados, partidarios y detractores de esa misma reforma". Sánchez Serna ha insistido en que "la retirada del estatuto que hizo la Asamblea Regional fue ilegal", ya que "no podían tumbar una reforma estatutaria con mucha menos mayoría de la que lo mandó al Congreso", por lo que ante este atropello antidemocrático "no cabía la resignación". A este respecto, el coordinador de Podemos ha lamentado "la resignación en la que parece que está instalado el Partido Socialista de la Región de Murcia", una vía "peligrosa para las instituciones y para la vida democrática de la Región de Murcia".

El diputado ha considerado que la Comunidad Autónoma "lleva años a la cola de todos los indicadores sociales y ahora también está puntuando a la baja en todos los índices de calidad democrática", un hecho que "nos convierte paso a paso en una autonomía fallida". "Desde Podemos no bajaremos la cabeza ni los brazos y haremos todo lo posible para que López Miras no nos acabe convirtiendo en la Polonia del Mediterráneo", ha concluido Sánchez Serna.