Cuatro años de investigación para desarrollar sistemas que ayuden a eliminar los nitratos de los caudales que riegan el Campo de Cartagena o tratar la salmuera para que deje de resultar un producto contaminante que afecte al Mar Menor. La Cátedra para la Agricultura Sostenible en el Campo de Cartagena de la Universidad Politécnica de Cartagena, impulsada por trece cooperativas con el apoyo de COAG y FECOAM y varias entidades financieras, ha finalizado con prometedoras investigaciones que podrían darle una vuelta radical al uso eficiente del agua en el campo, a la desnitrificación de las aguas del acuífero del Cuaternario y a la reducción de la producción de salmuera. 

Entre estas líneas, el director de la Cátedra, Juan José Martínez, señaló ayer que los investigadores que han participado continuarán con un proyecto piloto en una finca del Campo de Cartagena donde pondrán en marcha un sistema de desnitrificación de salmuera tras obtener agua de un pozo que se tratará con una desalobradora dada de alta y que ya cuenta con el permiso de la Confederación Hidrográfica del Segura. 

Solidificar la salmuera o emplear astillas de madera para la desnitrificación son otras investigaciones

Para ello se emplearán azucares, un producto que permite eliminar nitratos en altas cantidades que están integrados en la salmuera. «Es un sistema mucho más potente y fácil de manejar para una explotación». La Cátedra ha avanzado también en la desnitrificación de los caudales de ramblas como las de El Albujón empleando astillas de madera, un proyecto que se hará realidad con el impulso de la Consejería de Agricultura, que construirá varias balsas cerca del famoso cauce para eliminar entre un 70 y un 80% de los nitratos del agua. También se ha avanzando en la transformación de la salmuera en un producto sólido. 

La intención de estas investigaciones es que cada «agricultor pueda aplicarlas en sus fincas de forma individual» para usar «agua sin nitratos», señalaba Santiago Martínez, presidente de FECOAM. 

El consejero Antonio Luengo valoró la transferencia de conocimiento que se produce en proyectos como este para «poner en valor» la agricultura sostenible en el Campo de Cartagena. Luengo espera que con estos trabajos se dé «certidumbre al consumidor» sobre lo que se produce en la cuenca del Mar Menor.