La Audiencia Provincial de Murcia ha revocado la sentencia de un juzgado de lo Penal de Lorca, que condenó por estafa a seis meses de prisión al hombre que utilizó el DNI que halló en una cartera, olvidada por un cliente de una estación de servicio, para sacar 900 euros.

La sentencia, a la que ha tenido acceso EFE, señala que la responsabilidad de haber atendido esos reintegros fue del empleado de la sucursal, que no comprobó que el DNI que le mostraba el acusado no era el suyo y que, por tanto, no guardó la diligencia que le era exigible al no comprobar las firmas.

El fallo añade que el engaño fue insuficiente e inidóneo a los efectos de tipificar la conducta del denunciado como constitutiva de un delito de estafa, por lo que anula la sentencia recurrida y absuelve al apelante.

El juzgado de lo Penal declaró probado que, a finales de mayo de 2013, un cliente de una gasolinera de Alhama de Murcia dejó olvidada su cartera, en la que llevaba su documentación, y que fue recogida por el acusado. Al día siguiente, este individuo, que contaba con antecedentes penales, se presentó en la sucursal bancaria y, simulando la identidad, consiguió hacer un reintegro de 200 euros, operación que repitió en dos ocasiones posteriores, hasta hacerse con un total de 900 euros.

La sentencia recogía también en el relato de hechos probados que el denunciado firmó los documentos que justificaban la entrega del dinero, lo que hizo cada vez con una rúbrica distinta, sin imitar en ningún caso la del denunciante.

El juzgado, en la sentencia que ahora se revoca, condenó al acusado, como autor de un delito continuado de estafa, a la pena de seis meses de prisión y a la devolución al banco de los 900 euros que este entregó al perjudicado.