El presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich, dejó claro ayer que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), los avales ICO y algunas otras medidas fiscales aplicadas por el Gobierno tras el estado de alarma «han roto la correlación histórica entre ciclo económico y concursos de acreedores», que sucedían a las crisis económicas.

Pich prevé que el el impacto de la pandemia seguirá proyectándose el próximo año sobre la economía, dado que «tanto los datos concursales de 2020 como los relativos a 2021 y 2022 están condicionados por los efectos de la covid, así como por las medidas que se han venido aplicando»

Javier Santacruz, que ha colaborado en el Atlas concursal 2021, indicó que «la crisis provocada por la covid no se parece a ninguna otra anterior ni en su dinámica ni tampoco en su respuesta macroeconómica» y apuntó que «la recuperación de los niveles precovid se está frenando».