Hace unos días se presentó en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la campaña de promoción ‘Aquí somos eco-lógicos. Nada que esconder’, que se enmarca dentro de la estrategia Alimentos de España.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, remarcó durante el acto la necesidad de favorecer el consumo nacional de productos ecológicos, tanto por sus beneficios medioambientales como por la oportunidad de acompasarlo al crecimiento de las producciones ecológicas de España.

Además, como informan desde Cooperativas Agroalimentarias de España, Planas aseguró que la campaña «pone el acento en la transparencia, la trazabilidad, la certificación y el etiquetado, porque hay consumidores que aún recelan de las materias primas o productos ecológicos».

En este sentido, se considera fundamental que el consumidor perciba la certificación comunitaria de la EuroHoja, «como un identificativo que asegura la calidad con total garantía de los productos ecológicos en cada etapa del proceso de producción. Para ello, se cuenta con las herramientas de certificación y etiquetado que actúan como el ‘carnet de identidad’ que ayuda a los consumidores a diferenciar los alimentos ecológicos garantizados».

Crecimiento imparable

Desde el Ministerio recordaron que «España es el país comunitario con más superficie dedicada a la producción ecológica. El 10% de su superficie agraria útil ya es ecológica y coloca a España en posición privilegiada para poder cumplir con el objetivo de la estrategia ‘De la granja a la mesa’ de lograr un 25% de la superficie ecológica en 2030».

De hecho, «las cifras respaldan la idea de que las producciones ecológicas están experimentando un crecimiento imparable. Los cerca de 2,5 millones de hectáreas dedicadas a estas producciones, en 2020, confirman un aumento anual medio del 4,8% en los últimos cinco años», explican desde Cooperativas Agroalimentarias de España.

La producción ecológica generó un valor de 2.675 millones de euros en 2020, lo que supone un incremento del 15,75% respecto al año anterior. De igual manera, el número de operadores crece cada año. Los 53.000 contabilizados en 2020 implican un aumento del 6,8 % respecto a 2019.

Asimismo, en 2019, las exportaciones de productos ecológicos han aumentado un 17% hasta llegar a los 1.165 millones de euros. Son datos que colocan a España como el cuarto mayor exportador mundial de este tipo de productos y que perfilan la magnitud de la importancia de este sector en nuestro país, aseguran.

En el sector cooperativo, más de 400 cooperativas agroalimentarias producen alimentos amparados bajo el sistema de producción ecológica.

Producción y consumo

El ministro Planas también señaló que, en línea con el Plan de Acción de la Agricultura Ecológica de la Unión Europea, es fundamental que se acompase el crecimiento de la producción y el del consumo. De hecho, esta sincronización es una de las prioridades de la Hoja de Ruta de la Producción Ecológica que está elaborando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con el fin de consolidar el consumo de alimentos ecológicos.

En 2020, el consumo de productos eco en España generó 2.528 millones de euros, un 7% más que el año anterior. Sin embargo, el consumo per cápita de 53,41 euros anuales de España aún está muy lejos de la media comunitaria, que alcanza los 84 euros anuales.

En términos de producción, los alimentos ecológicos ofrecen más valor y mejor remuneración a agricultores, ganaderos y pescadores. Es necesario concienciar a la ciudadanía de los beneficios que aporta este tipo de alimentos. Esa es la razón, ha explicado Planas, por la que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación asume la tarea del fomento del consumo nacional. «Tenemos que conseguir, además -ha añadido el ministro- que los alimentos ecológicos estén al alcance de todos los bolsillos».

Desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación se anima al sector «para continuar por la misma senda del entendimiento en el objetivo compartido de transformar nuestro sistema alimentario y hacerlo más sostenible, justo y equilibrado».