Dos de cada tres murcianos consideran que el sistema sanitario funciona peor que antes de la expansión de la pandemia de la covid-19 y también creen que las distintas administraciones públicas no están desarrollando las medidas comprometidas en lo peor de la crisis sanitaria.

Así se concluye en el análisis que la empresa especializada en estudios e investigación ‘Sondea’ ha elaborado para el Sindicato de Enfermería, Satse, tras realizar una encuesta en el conjunto del país. Un sondeo sobre distintos aspectos relativos a la situación de la sanidad de nuestro país y la atención y cuidados que se vienen prestando por parte de los profesionales de la enfermería en los centros sanitarios y sociosanitarios.

Entre otras cuestiones, el estudio refleja la opinión ciudadana sobre el funcionamiento del sistema sanitario antes y durante la pandemia y más del 68 por ciento se muestra convencido de que la situación es peor en la actualidad.

Además, algo más del 63 por ciento de las personas encuestadas entiende que las administraciones públicas no están desarrollando las medidas y actuaciones comprometidas en la fase más aguda de la pandemia del coronavirus para mejorar y reforzar nuestro sistema sanitario.

Los grupos políticos acordaron 200 medidas para mejorar el Sistema Nacional de Salud y, según Satse, «ni siquiera se han iniciado»

200 propuestas sin atender

Al respecto, el sindicato recuerda que, en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, se acordaron entre los grupos políticos más de 200 propuestas de medidas y actuaciones de cara a mejorar el Sistema Nacional de Salud (SNS), «y en la actualidad, la práctica totalidad de las mismas ni siquiera se han iniciado», denuncia Satse.

Según el secretario general de este sindicato, José Antonio Blaya, «es cierto que lo peor de la pandemia ha pasado, gracias a la campaña de vacunación realizada por las enfermeras y enfermeros, pero el conjunto de la ciudadanía es muy consciente de que los problemas que ya sufría nuestro sistema sanitario (infrafinanciación presupuestaria, grandes listas de espera, déficit de profesionales, falta de seguridad asistencial...) han empeorado». Para Blaya, las administraciones públicas «parece ya importarles muy poco la salud y bienestar general de la población de nuestro país».

«Una vez que el foco de los medios de comunicación se ha puesto en otros asuntos de actualidad, las distintas administraciones públicas y los partidos políticos han vuelto a dejar de lado las necesidades de nuestro sistema sanitario», sentenció.