El avión que está provocando un quebradero de cabeza en la Academia General del Aire (AGA) es el E-26 Tamiz, un modelo que nació en Chile y que hizo su primer vuelo en 1981, aunque entonces tenía otro nombre.

Fabricado por Enaer-Casa, primero se le llamó Enaer T.35C Pillán. Este último término que le dio nombre fue seleccionado en un concurso y su significado es ‘demonio’ en el dialecto mapuche.

Esta aeronave fue diseñada para reemplazar a la Beechcraft T-34 Mentor y es una versión muy modificada de la Piper (Azteca) para uso militar.

No comenzó a venderse hasta 1985. Entonces, la empresa Casa ensambló en su factoría de Getafe (Madrid) una serie de 41 kits suministrados por Enaer que fueron vendidos al Ejército del Aire como avión de enseñanza selectiva para ocupar el lugar que dejaron las Bücker y las Mentor, siendo denominadas Tamiz en lugar de Pillán.

Entonces, ya en 1987, comenzó a prestar servicio en España, volando en la Escuela Elemental de la Academia General del Aire. Fue el mismo año en el que el entonces Príncipe Felipe de Borbón, integrado en la XLI Promoción, realizó sus estudios en la AGA. No obstante, él realizó su formación aeronáutica en los aviones T-34 Mentor (que fue sustituido por el Tamiz), C-101 y C-212 Aviocar.

La versión T-35C corresponde a la última que actualmente se está fabricando, siguiendo las solicitudes del Ejército español. Hoy por hoy, ha integrado mayores comodidades para los pilotos como un sistema de aire acondicionado.

El motor del Tamiz es muy sencillo, el extendido Lycoming de 300 HP con inyección y cilindros opuestos, uno de los más fiables y conocidos en la aviación ligera universal.

Además de España, lo han adquirido el Servicio Nacional Aeronaval de Panamá y las Fuerzas Aéreas de Paraguay, El Salvador, Guatemala, República Dominicana y, recientemente, la Armada del Ecuador.

311 km por hora

Con una longitud de 7,97 metros, una altura de 2,34 metros y una envergadura (distancia entre los extremos de sus alas) de 8,82 metros, este modelo pesa estando vacío 929 kilogramos y puede soportar hasta los 1.315 kilos a la hora de despegar, por lo que podría soportar hasta 386 kilos extra.

Asimismo, puede alcanzar una velocidad de 311 kilómetros por hora, tiene una autonomía de vuelo de 1.093 kilómetros y no se puede abastecer de carburante durante el vuelo. Además, tiene su techo máximo en los 5.820 metros de altura.