A juzgar por Podemos, el cambio climático no produce ni frío ni calor en la Asamblea. La portavoz del Grupo Mixto, María Marín, ha afirmado esta mañana que "a los líderes populares y socialistas de la Región de Murcia el cambio climático les importa un comino". Y lo dice después de que ningún grupo parlamentario haya respondido a su petición de aprobar una declaración institucional "para apoyar la celebración de la Cumbre del Clima de Glasgow y exigir a los líderes mundiales acuerdos ambiciosos, ante la grave amenaza que el calentamiento global supone para el futuro de la Región".

A través de esta declaración, la formación morada pretendía exigir al Ejecutivo murciano que trasladara a la Región los acuerdos de la COP26, adaptando la legislación medioambiental a los retos del cambio climático.

"Ningún grupo de la Asamblea se ha dignado ni siquiera a responder a nuestra petición", ha dicho Marín, que ha aprovechado su turno de palabra en el pleno de este miércoles para afear su conducta a sus compañeros diputados.

Sin embargo, fuentes del Partido Popular han señalado a LA OPINIÓN que desde Podemos se limitaron a mandar "un documento a través de un grupo de WhatsApp en el que no están todos los portavoces de los grupos parlamentarios" y subrayan que no lo trasladaron a la Junta de Portavoces, "que es donde les corresponde hacerlo". Fuentes del partido morado, por su parte, señalan que el procedimiento por el que los grupos acuerdan aprobar o no una declaración institucional es a través de ese grupo de WhatsApp y explican que ni siquiera tiene por qué pasar por la Junta de Portavoces. "No son más que excusas", añaden.

La reacción del PSOE es más sorprendente, ya que fuentes del grupo parlamentario han asegurado a esta Redacción que "no sabían nada de esta declaración institucional", siendo esta la "primera información" que tienen al respecto.

Para Marín, la falta de respuesta del PP y de Vox "no le sorprende nada". No obstante, la diputada sí se ha mostrado sorprendida ante la "falta de respuesta" de los socialistas, que califica de "incomprensible y decepcionante".