Repsol y su Fundación, en colaboración con la Asociación Creect, han iniciado la primera fase de un ambicioso proyecto para Cartagena y su sierra oeste, con la creación del tercer banco de semillas de la ciudad, en forma de cinturón verde, que abrazará a una futura finca agroecológica. 

Esta actividad se ha realizado en el marco de la Semana Internacional de Voluntariado Repsol y en ella han participado más de medio centenar de empleados de la refinería que, junto a familiares y amigos, han plantado en unas dos hectáreas de terreno forestal de Perín 3.000 plantas de más de 60 especies diferentes. 

El representante de Creect, Santiago del Álamo, ha destacado que el entorno en el que se ha actuado no es casual, ya que se trata de una parcela limítrofe al espacio natural de la sierra de La Muela-Cabo Tiñoso, y «la única zona del área oeste que permanece original respecto a etnografía, cultura de riego de secano, aprovechamiento de las aguas y su paisaje natural, caracterizado por la pedriza y las zonas aterrazadas para captar el agua». 

Por su parte, el director de la refinería, Antonio Mestre, ha señalado que «los empleados han demostrado, una vez más, que su compromiso con los valores de Repsol se extienden más allá del ámbito laboral, participando en acciones, como la de este fin de semana, que permite contribuir con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible».

El objetivo de la reforestación realizada es doble. Por una parte, se crea un nuevo banco de semillas en Cartagena que permitirá que las semillas que broten sean trasladadas a la sierra oeste por aves, pájaros o el viento, permitiendo la repoblación del entorno de forma natural. Por otra parte, ese banco de semillas se ha configurado a modo de cinturón verde y servirá como barrera natural para evitar plagas en la futura finca agroecológica. 

Por el tipo de proyecto, y el entorno en el que se encuentra, se han introducido especies autóctonas y protegidas, con origen de semilla certificado, como el ciprés de Cartagena, lentiscos, acebuches, palmito, o jara cartaginense.

De forma previa a esta plantación se ha acondicionado el terreno y se ha introducido riego por goteo para canalizar el agua procedente de un embalse gracias a la colaboración de la empresa Azud (que ha donado parte del material), garantizando así que las especies crecen con el aporte necesario de recursos hídricos.