El Grupo Parlamentario Vox registró ayer en la Asamblea Regional una moción para que el Consejo de Gobierno añada a los protocolos ya existentes para abortar dos nuevos requisitos. Por un lado, demandan que las mujeres escuchen el audio con el latido del corazón del feto; y por otro, que se les muestre una ecografía 4D en tiempo real.

Ambos requerimientos deberán cumplirse antes de que la mujer firme el consentimiento necesario para llevar a cabo la intervención.

Los expulsados de Vox, capitaneados por el diputado Juan José Liarte, entienden que, "considerando la gravedad de las consecuencias del aborto, el deber del consentimiento informado debe verse reforzado para evitar errores nacidos de la falta de conocimiento real de dichas consecuencias".

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces, Liarte ha reconocido que sin la ley actual su Grupo Parlamentario intentaría ir más allá: "Esta no es una medida que restrinja tomar decisiones, que es lo que nos hubiera gustado".

Por otra parte, ha subrayado que "habrá más" mociones en las próximas semanas para aprovechar la decisión del PSOE de no participar en las iniciativas de los grupos de expulsados (algo que ya anunciaron la semana pasada).

Trabajo presupuestario para la semana que viene

Asimismo, el portavoz del Grupo Parlamentario Vox ha adelantado que su Grupo Parlamentario se centrará la semana que viene principalmente en el "trabajo presupuestario". "No podemos consentir el retraso de las cuentas que se sufrió el año pasado", ha señalado.

Ha adelantado también que habrá que recortar gastos, ya que en 2022 la Región no contará con los fondos covid que se han disfrutado este año.