Agentes de la Policía Nacional han detenido en la Región de Murcia a seis personas, todos varones de nacionalidad argelina y con edades comprendidas entre los 29 y 39 años de edad, como presuntos encargados de tripular embarcaciones desde África hasta las costas murcianas repletas de personas.

Los detenidos formaban parte de una organización criminal que se dedica a captar ciudadanos en el continente africano para trasladarlos hasta España de manera irregular haciendo uso de embarcaciones que no cumplían con ninguna de las medidas de seguridad.

Desde principios de septiembre se ha percibido un incremento en la llegada de este tipo de embarcaciones, pudiendo determinar los agentes de la UCRIF de Murcia que este fenómeno es debido a que las mafias pretenden colapsar las instituciones por saturación, buscando que los servicios policiales se relajen en cuanto al control de entrada de personas al territorio nacional.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado investigan todas las embarcaciones

Por el contrario, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil investigan todas y cada una de las embarcaciones interceptadas, a fin de identificar y poner a disposición judicial a todas las personas que formen parte de las Organizaciones Criminales dedicadas al tráfico de seres humanos y el favorecimiento de la inmigración ilegal.

El primer fin de semana de septiembre, los funcionarios de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia se vieron obligados a desplegarse en el muelle de Escombreras dada la masiva llegada de embarcaciones. Casi 200 personas llegaron y entre ellas se intentaron ocultar las personas que habían tripulado las pateras.

Las investigaciones permitieron identificar a seis personas como los responsables del manejo de varias embarcaciones.

Finalmente los seis detenidos, todos varones de nacionalidad argelina de edades comprendidas entre los 29 y 39 años de edad fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, quien ordenó prisión provisional para tres de ellos.