Durante la jornada se celebró una mesa técnica con periodistas, justo después de que Andrés Suárez, consejero técnico del Ministerio de Sanidad, presentara un manual que se ha elaborado con recomendaciones a los medios de comunicación a la hora de difundir informaciones sobre suicidios.

La parte práctica de ese manual fue explicada por Guillermo Córdoba, miembro fundador de la Asociación Papageno y coordinador de su proyecto ‘Periodismo Responsable’, y por Raquel Martínez, psicóloga de la unidad de Salud Mental del hospital universitario de Torrevieja, a quienes lo periodistas realizaron varias preguntas.

Córdoba habló primero del efecto Werther, basado en el libro de Goethe, en el que el protagonista acaba suicidándose por un amor imposible, y que provocó un efecto llamada en su momento. Luego aludió al suicidio de tres personajes famosos, Antonio Flores, Robert Enke y Robin Williams, que también causaron un aumento inmediato de suicidios.

Por el contrario, Córdoba se refirió al efecto Papageno, un personaje de la ópera de Mozart La flauta mágica, que desiste de querer suicidarse tras ser convencido por tres niños. Este efecto se asocia con la prevención del suicidio y con un buen tratamiento periodístico que provoca un cambio de conducta.

Centrado ya más en el citado manual, Córdoba explicó que recomienda que en el titular de las informaciones no se utilice la palabra suicidio ni se concrete el método ni el lugar, que no se describa el método empleado, que no se den detalles sobre el lugar y que no se difunda la información sin contextualizar. También dijo que no hay que publicar fotos dramáticas y que sólo se debe hablar de suicidio cuando haya sido confirmado.

Otros consejos son no relacionar el suicidio con un único motivo, ya que esta muerte es multicausal, y evitar asociarlo con valores positivos.

En cuanto a la manera de informar sobre un suicidio, el manual recomienda incluir consejos sobre la detección y el abordaje de conductas suicidas, insertar recursos de ayuda (como teléfonos y webs), escribir el artículo con sensibilidad y utilizar las 3 R (respeto, rigor y responsabilidad).

Córdoba dijo que «el 99 por ciento de los suicidios en España no son noticia. Son noticia cuando provocan consecuencias públicas y cuando el suicidio está ligado a una problemática social o de interés general».

Aumento de factores de riesgo

Raquel Martínez comentó que si se informa bien un suicidio «puede también ser noticia para llegar a la máxima población posible, pues hablar de ello no incita, sino que produce desahogo y nos tranquiliza». 

La psicóloga señaló que con la pandemia lo que está sucediendo es que están aumentando los factores de riesgo, como la ansiedad, la depresión, el aislamiento social y el consumo de drogas, pero «no está aumentando el número de suicidios».

Martínez incidió en el tema del duelo tras un suicidio, ya que «lo que se publica llega a los familiares. El suicidio afecta a una media de seis personas, que leen lo que se publica y tiene un impacto en el duelo muy complicado, relacionado a veces con la incomprensión y la culpa. Además, también tenemos que tener en cuenta que estas noticias también las leen personas que están pensando en suicidarse».

La psicóloga quiso dejar claro que detrás de un suicidio que por ejemplo se achaca en los medios de comunicación a una causa como un desahucio «hay patologías mentales de base previa». Además, destacó el papel de religiones como la católica para frenar los suicidios.

En la mesa técnica de periodistas de la Región de Murcia se recomendó incluir en las noticias sobre suicidios datos como el Teléfono de la Esperanza de Murcia (968 34 34 00), el Teléfono contra el Suicidio (911 38 53 25), enlaces a la Asociación Papageno, la web de Murcia Salud o el número de la Fundación ANAR de ayuda a niños y adolescentes: 900 20 20 10).

Con el manual de recomendaciones en la mano, los periodistas se vieron ante la tesitura de cómo informar sobre este caso, cómo contarlo a los lectores y cómo titular la información.