¿Qué papel deben jugar los medios en materia de prevención del suicidio?

Con el fin de apoyar a los países en sus esfuerzos para la prevención del suicidio, la OMS publicó en junio de este año 2021 unas orientaciones centradas en cuatro estrategias, entre las que estaba la de formar a los medios de comunicación para que difundan de manera responsable noticias sobre suicidios.

De acuerdo con tales orientaciones, en 2019 y primer semestre de 2020 se constituyó en el Ministerio de Sanidad una comisión con el mandato de crear una guía que contuviera una serie de recomendaciones que los profesionales de los medios de comunicación pudieran tener en cuenta a la hora de informar sobre suicidios. En esa comisión tuvo una participación importante la Red de Colegios de Periodistas de España, a la que pertenece el Colegio de Periodistas de Murcia, representada por el vicedecano del Colegio de Periodistas de Navarra, Patxi Pérez. De ahí salió el Decálogo de recomendaciones para los profesionales de los medios de comunicación que lleva por título Informar sobre el suicidio.

¿Cómo pueden los profesionales de la información acceder a ese decálogo?

Aprovechando esta I Jornada sobre Psicología y Suicidio organizada por La Opinión y el Colegio de Psicólogos, vamos a hacer llegar el Decálogo a todos nuestros colegiados, pues consideramos que se trata de un trabajo claro y preciso, que contiene recomendaciones que ayudarán a los profesionales a informar con precisión sobre un tema tan delicado y sensible, pues se trata de visibilizar y sensibilizar sobre este problema para su prevención y la erradicación del estigma que conlleva, respetando siempre a las víctimas y a su entorno.

¿Cómo deberían tratar los medios este tipo de noticias? ¿Deben abogar por el silencio informativo como se ha venido haciendo?

No creo que la solución sea el silencio, pero hay que informar con responsabilidad respetando, como he dicho antes, a las víctimas y a su entorno, alejándose del sensacionalismo, riesgo que existe, sobre todo cuando las personas implicadas son famosas o tienen cierta notoriedad social; no publicando detalles innecesarios o morbosos y aportando siempre testimonios fiables, no los del primer cotilla que pase por el lugar de los hechos.

¿Considera que el suicidio es un tema tabú en nuestro país?

Sí. España es un país de raíces católicas, y aquí siempre se ha censurado hablar del suicidio porque, antiguamente, si te quitabas la vida no eras enterrado en camposanto. Eso marca mucho y causa estigma en la familia.

Son pocos los familiares de personas que se han quitado la vida que hablan de ello abiertamente. De ahí que los medios de comunicación tengamos que contribuir a que poco a poco se elimine este tabú, desmintiendo mitos y falsas creencias. La mayor parte de las personas que se quitan la vida —se dice en el Decálogo— no quieren morir: lo que quieren es liberarse de un sufrimiento que les resulta insoportable en un momento dado. Ni se les puede juzgar, ni se les puede condenar.

¿Son importantes actos como esta jornada para dar visibilidad a esta problemática?

Creo que jornadas como esta son fundamentales para que el suicidio deje de ser un tema tabú en España, para que todos tomemos conciencia de que se trata de un problema de salud pública de primer orden, y para que las autoridades dediquen los recursos materiales y humanos necesarios, a la altura de los países de nuestro entorno, para prevenirlo y reducirlo.