Un hecho "insostenible" en apenas tres días. Es la situación que viven en estos momentos madres y padres de alumnos de diversos centros educativos de la Región de Murcia que están sufriendo en este principio de curso el conflicto del transporte escolar entre las empresas del transporte y la Consejería de Educación.

"Está afectando a familias, pero sobre todo a los niños, que están siendo privados de su derecho a la educación. La Consejería los está abandonando porque no está permitiendo que puedan acudir a los centros escolares", ha denunciado esta tarde Marisa Maldonado, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos/as Región de Murcia (FAPA) Juan González.

"No podemos seguir igual que hace dos meses o peor. Queremos que la Consejería garantice que los niños tienen asegurado el acudir a los centros en transporte escolar. Este es el trabajo de la administración", ha resaltado.

Durante una comparecencia telemática, diversos padres y madres murcianos han contado su experiencia en estos primeros días de curso y muchos de ellos han afirmado que "muchos niños no están yendo a los centros educativos" porque sus familias no pueden llevarlos por motivos laborales o no disponen de vehículo propio.

Los más afortunados, sí han podido llevar a sus hijos al colegio, a pesar de tener que haber "reorganizado sus vidas familiares y laborales". Es el caso de Juana María, vecina de Archena, cuyos hijos estudian en el colegio Micaela Sanz de la localidad. Esta madre ha afirmado que durante estos días ha estado llegando tarde al trabajo y saliendo antes para poder llevarlos y recogerlos: "Un día o dos vale, pero que tenga que perder media hora para entrar y otra media hora para salir no me lo van a permitir más en el trabajo. Las empresas del transporte y la Consejería tienen que ponerse ya de acuerdo".

También Marga, otra madre de Archena, ha resaltado que a ella y a su marido les resulta "muy difícil" organizarse para poder llevar a sus dos hijos dos colegios distintos: "Solo llevamos tres días de colegio y se nos está haciendo muy difícil. De momento, en el trabajo no le han dicho nada a mi marido, nos apañamos como podemos, pero me parece muy fuerte que por este problema haya niños que no puedan ir al colegio. Nosotros somos ajenos a los problemas que tienen la Consejería y las empresas de autobuses, pero necesitamos soluciones lo antes posible".

Por su parte, María Teresa, vecina de Molina de Segura y que lleva a sus hijos al colegio El Romeral, ha afirmado que, en su caso, comparten el autobús del transporte escolar con los colegios de Fátima y El Sifón de la localidad. "Son cuatro líneas de autobuses las que de normal llevan a los niños, y el primer día solo hubo una. Anoche el colegio nos comunicó que se iba a poner en marcha otra más, pero no tenemos información de la Consejería. Actualmente tenemos dos líneas funcionando de cuatro para los alumnos de tres colegios".

Por último, Clara María García, de Lorca, ha apuntado que a partir de mañana la Ciudad del Sol se suma al inicio del curso escolar y que lo más grave sería que el problema persistiese la semana que viene, cuando está previsto que comiencen las clases en los institutos: "Esperemos que el asunto esté solucionado pronto".