Especial Santa Marta 2021

Región de Murcia: una tierra de ‘1.001 sabores’

Más de 60 establecimientos de la Región de distintos sectores reciben este sello que certifica una calidad superior

El restaurante del Centro de Cualificación Turística acogió el pasado 9 de julio el acto de entrega de placas identificativas.

El restaurante del Centro de Cualificación Turística acogió el pasado 9 de julio el acto de entrega de placas identificativas.

Un total de 62 establecimientos de 18 municipios han recibido el sello gastroturístico ‘1.001 Sabores’, que distingue a aquellos profesionales y entidades que ofrecen una experiencia de calidad superior en la degustación, compra o desarrollo de actividades, en la que los productos regionales sean protagonistas.

El restaurante del Centro de Cualificación Turística acogió el pasado 9 de julio el acto de entrega de placas identificativas. Entre los premiados se encuentran establecimientos de todos los ámbitos y sectores como restauración, empresas productoras visitables, comercios especializados, alojamientos, espacios gastronómicos y eventos.

El director del Instituto de Turismo de la Región de Murcia (Itrem), Juan Francisco Martínez, agradeció durante el acto «el trabajo e implicación demostrada por todos los que se han incorporado a este sistema de calidad, por dejar patente que la gastronomía de la Región de Murcia puede llegar a situarse en la élite del sector en el país y convertirse en una experiencia única».

En este sentido, Martínez subrayó el esfuerzo colectivo que están realizando la administración y el sector empresarial, así como asociaciones y ciudadanos para «potenciar la gastronomía como uno de los grandes reclamos turísticos de la Región de Murcia».

El sello de ‘Compromiso Gastroturístico 1001 Sabores’, además de impulsar la visibilidad y la imagen de sus adheridos, va a contribuir a que el turista asocie la Región de Murcia a un destino de vacaciones seguro, con máximos estándares de calidad y excelencia; a generar un efecto demostrativo en el sector y a convertirse en una potente herramienta comercial de cara a la demanda final.

Esta iniciativa, que surge de forma paralela a la celebración de Región de Murcia Capital Española de la Gastronomía 2021, permitirá seguir fomentando la cultura gastronómica regional y potenciar su competitividad. «Supone un apoyo más del Gobierno regional al sector de la hostelería y a toda la cadena de valor de la industria gastronómica y un aliciente para el desarrollo turístico y empresarial que generará nuevas alternativas económicas y oportunidades de empleo», aseguró Martínez.

Por último, el director del Itrem animó a las empresas que no se han adherido a unirse a la iniciativa, consiguiendo este sello diferenciador y beneficiándose de las acciones promocionales exclusivas asociadas al mismo.

El sello se solicita de manera voluntaria y se otorga de forma rigurosa y gratuita a aquellos establecimientos que cumplan con los requisitos y compromisos solicitados. Toda la información relativa a la tramitación y gestión se puede consultar en la web murciaturistica.es.

Las circunstancias extraordinarias de la crisis sanitaria propiciaron que Murcia se convirtiese en la primera ciudad en ostentar durante más de un año el cargo de Capital Gastronómica de España, al haberle sido otorgado en 2020 y también para este 2021, lo que ha permitido a Murcia aprovechar la oportunidad de mostrar al resto de la geografía española las cualidades de su cocina.

Entre los argumentos por los que la capital de la Región de Murcia consiguió este honor en 2020 están la Catedral, el Río Segura, su huerta, los jardines del municipio y, por encima de todo, la gastronomía murciana; esta destaca por sus vinos, migas, quesos, arroces, verduras, carnes y pescados, priorizando los productos de la huerta y el mar, y dejando patente que la variedad es uno de los sellos de identidad de esta Región. Y es que la conocida como ‘huerta de Europa’ tiene mucho que ofrecer. Desde el zarangollo hasta el cordero asado, pasando por el reconocido pastel de carne, la ensalada murciana, las migas, sus arroces y las marineras, tan desconocidas en algunos rincones de España como deseadas una vez son probadas. El postre guarda auténticos descubrimientos, como son los paparajotes o el café ‘asiático’.