Trasvase

El Ministerio arranca el plan para cambiar trasvase por desalación

El Gobierno central aprueba el cambio en las reglas de explotación del acueducto y pone en jaque el envío de unos 60 hm3 al año

F.J.B.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes al cambio en las reglas de explotación del Trasvase Tajo-Segura a petición del Ministerio para la Transición Ecológica para reducir en 11 hm3, de los actuales 38 hm3 a 27 hm3, el trasvase máximo mensual de agua en nivel 2 del Tajo al Levante. El proyecto ‘Real Decreto por el que se modifica el Real Decreto 773/2014, de 12 de septiembre, por el que se aprueban diversas normas reguladoras de trasvase por el acueducto Tajo-Segura’ contempla rebajar los envíos de agua a la cuenca del Segura en el nivel 2, pasando de 38 hectómetros cúbicos a 27. De estos, el regadío se quedaría con 19,5 hm3 y perdería nueve, mientras que las aportaciones destinadas al consumo humano se quedarían en 7,5 hm3.

Un paso adelante en la hoja de ruta para ir sustituyendo el trasvase de agua del Tajo por agua desalada, que tomará aún más ritmo a mediados de 2022, cuando entre en vigor el nuevo Plan Hidrológico del Tajo y haya que recortar aún más el envío máximo al tener que recalcular a la baja las normas de explotación porque habrá menos agua circulando por el río al haberse aumentado el caudal ecológico. De momento, la modificación impedirá que, por ejemplo, en un año bueno, como el último que hemos tenido, lleguen en torno a los 60 hm que deberán ser suplidos por agua desalada en Torrevieja, que, de momento, tampoco la puede producir.

De cara a agosto los técnicos de la Comisión de Explotación del Trasvase ya alertaban de que el sistema podría entrar en el nivel 3, por lo que los embalses de cabecera deberían tener un acumulado a principios de mes de menos de 661 hm3, según las actuales reglas de explotación. Esto marcaría un desembalse hacia la cuenca del Segura por el acueducto de hasta 20 hm3, pero la última decisión la tomaría la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. El Trasvase no volvería al nivel 2 hasta que las precipitaciones eleven el caudal de Entrepeñas y Buendía, previsiblemente por noviembre o diciembre, momento en el cual estrenará los nuevos envíos rebajados a 27 hm3.

La razón que esgrime el Ministerio, y en la que insistió ayer tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros, es que los hectómetros que se puedan cobrar este cambio en el Trasvase por estar en nivel 2 varios meses se repartirán a lo largo del año al evitar situaciones hidrológicas excepcionales. «Esto conllevará una mayor estabilidad al sistema y beneficios para todas las cuencas afectadas. La cedente, porque los embalses de Entrepeñas y Buendía dispondrán durante más tiempo de mayor volumen de agua almacenada, y las receptoras porque al racionar el agua que reciben mensualmente podrán mantener el flujo constante durante más tiempo sin interrupciones», según Transición Ecológica.

El Ministerio se apoya en las recomendaciones científico-técnicas del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) para establecer a partir de ahora una «gestión más ordenada y estable» del acueducto. «Las aportaciones medias del trasvase han ido cayendo de manera sostenida desde la década de los 80 y en los últimos años la cabecera del Tajo se ha encontrado casi la mitad del tiempo en situación hidrológica excepcional, lo que hace imposible realizar los envíos de agua. En 2017 el grifo del trasvase permaneció cerrado durante once meses seguidos por falta de caudal suficiente. Esto no se corresponde con el espíritu de la norma, que aboga por una explotación regular y estable de esta infraestructura». Esta aprobación del real decreto, a la espera de publicarse en el BOE, estaba pendiente desde que en abril se ratificó en el Consejo Nacional del Agua.

Nuevas tarifas

Junto a la modificación de la regla de explotación del trasvase Tajo-Segura, también se han aprobado las nuevas tarifas para el aprovechamiento del acueducto. El objetivo de las tarifas es recuperar los costes anuales de explotación, funcionamiento y conservación, así como la recuperación de las amortizaciones de las inversiones realizadas por el Estado. Su cálculo y elaboración se realiza según el procedimiento reglado, y deben liquidarse anualmente a los usuarios del trasvase.

Los 4 niveles

Nivel 1

Cuando las existencias sean iguales o mayores que 1.300 hm3 o cuando las aportaciones conjuntas entrantes a estos embalses en los últimos doce meses sean iguales o mayores que 1.400 hm3. En este caso el órgano competente autorizará un trasvase mensual de 60 hm3, hasta el máximo anual. 

Nivel 2

Cuando las existencias conjuntas sean inferiores a los 1.300 hm3 (sin llegar a los volúmenes del nivel 3) y las aportaciones de los doce meses previos no lleguen a los 1.400 hm3. En ese caso, la Comisión Central de Explotación del ATS autorizará un desembalse mensual de 27 hm3.

Nivel 3

Si el agua almacenada en ambos embalses de cabecera no supera unos valores diferentes marcados para cada mes.

Nivel 4

Cuando la cantidad de agua embalsada sea inferior a 400 hm3, en cuyo caso no habrá cesión alguna.