Tormentas

La tormenta que barre la Región desborda una rambla, deja granizo y derriba árboles

Las nubes descargan más de 60 litros en menos de una hora en Puerto Lumbreras y hasta 26 en Abanilla, generan ríos de barro por los que flotan contenedores en Torre Pacheco y hacen que se desprenda una enorme rama en el Infante, en Murcia, afortunadamente sin daños personales

La tormenta que barre la Región desborda una rambla, deja granizo y derriba árboles | FOTOS DE ISRAEL SÁNCHEZ

La tormenta que barre la Región desborda una rambla, deja granizo y derriba árboles | FOTOS DE ISRAEL SÁNCHEZ / a.l.h./a.s.

a.l.h./a.s.

Lluvia, granizo, árboles derribados, accidentes de tráfico, la rambla del Cañarate de Águilas desbordada y contenedores flotando calle abajo. Son algunas de las escenas que dejaba ayer la tormenta en la Región de Murcia, donde, no obstante, no hubo que lamentar destrozos similares a los de la DANA ni inundaciones de consideración.

Cambiaba el tiempo de forma radical sobre la una y media de la tarde, algo de lo que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había advertido ya. Las precipitaciones asolaron la comarca del Guadalentín, el Campo de Cartagena y Vega Media sobre todo.

Así baja la rambla del Cañarete de Águilas tras la fuerte tromba

En la localidad de Puerto Lumbreras cayeron, según la Aemet, 68.8 litros por metro cuadrado. Casi 23 de ellos, en apenas diez minutos. La alcaldesa, Mª Ángeles Túnez, explicó que Protección Civil cortó los acceso por carretera que cruzan la rambla de Nogalte y que el cauce que discurre por ella se llegó a elevar unos 50 centímetros por la tormenta.

Según el Centro de Coordinación de Emergencias, hasta las siete de la tarde se atendieron 112 llamadas vinculadas a 85 incidentes relacionados con la lluvia. La mayoría fueron retiradas de objetos y obstáculos caídos a la vía pública y achiques de agua. Además, se gestionaron varios rescates de personas atrapadas en sus vehículos. Sin embargo, nadie resultó herido de gravedad.

Por municipios, Mazarrón era el más afectado (30 incidentes), seguido de Puerto Lumbreras (17) y Murcia (11). En la localidad costera, personas que comían en una terraza de Bolnuevo se encontraban con que el agua se les metía hasta las mesas y les llegaba literalmente a los talones. Algunos grabaron la escena con sus móviles, entre alarmados y divertidos.

También en Mazarrón tenía lugar una escena que «no se ha visto en sesenta años», según comentaban algunos vecinos: cayó granizo de forma estrepitosa.

En Abanilla, la tormenta descargó alrededor de 26 litros por metro cuadrado, según los registros de pluviometría de la Confederación Hidrográfica del Segura. En Santomera las lluvias dejaban algo menos, unos 18 litros de agua por metro cuadrado, como constatan los datos de la Asociación Meteorológica del Sureste.

La fuerte lluvia se lleva por delante varios contenedores en Balsicas

En la población de Balsicas, en Torre Pacheco, tres contenedores ‘bailaban’ al son del río de agua y barro que bajaba por una de las calles del pueblo. En Lorca hubo un incidente en la carretera a Pulpí: un cable se descolgó y no permitía el paso de camiones por la vía. Por otro lado, en Murcia la lluvia provocó la caída de un árbol en la avenida Infante Juan Manuel. En la pedanía de Churra también caían varias ramas.