El último informe sobre brotes de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería recoge que en la última semana analizada (del 5 al 11 de julio) se han detectado en la Región un total de 101 brotes de coronavirus, lo que supone duplicar el número de la semana previa, en la que se contabilizaron 45 brotes en total.

En esta ocasión, los 101 brotes han dado lugar a un total de 761 contagios de coronavirus, siendo la mayoría de ellos (610) de origen social, seguidos del ámbito familiar (61) y de origen mixto (41).

Estas cifras muestran el riesgo que existe en los contactos sociales cuando no se cumplen las medidas de seguridad, ya que éstos suponen el foco principal de contagio en estos momentos.

Además, han aumentado los grandes brotes a los que se están haciendo seguimiento especial desde Epidemiología y han pasado de seis a ocho, según la información facilitada ayer por la Consejería de Salud.

La Región contabiliza un total de 369 casos relacionados con estos ocho brotes originados en los municipios de Los Alcázares, La Manga, Totana, Mula y Murcia, según la última actualización facilitada este viernes y que pone el foco de los contagios en el ocio nocturno y en las celebraciones, como boda, en las que también se han disparado los casos positivos al relajarse el cumplimiento de las medidas sanitarias.

En concreto, en la localidad de Los Alcázares hay un total de 127 casos confirmados de un primer brote originado en un local de ocio nocturno que fue cerrado, ya que varios camareros dieron positivo en las pruebas. Además, en este municipio hay 58 casos confirmados en otro local de ocio nocturno.

En el caso de La Manga, hay 74 casos confirmados en un local de ocio nocturno; 31 casos confirmados de otro brote tras la celebración de una boda; y 17 casos en otro local de ocio nocturno, tal y como recogían ayer las estadísticas de Salud.

En el caso de Totana hay 28 casos positivos confirmados en un bar-lounge; y en Mula 26 casos confirmados tras la celebración de una boda, celebración en la que los propios novios pidieron a los invitados que llegaran con una prueba PCR hecha, exigencia que alguno de los invitados no cumplió.

Finalmente, en Murcia hay ocho casos en un nuevo brote tras la celebración de otra boda.