Ciudadanos tirará de su «cantera» para tratar de ‘salvar’ al partido en la Región de Murcia tras las dimisiones de Ana Martínez Vidal como coordinadora autonómica de Ciudadanos en la Región de Murcia y de Juan José Molina como secretario de Comunicación del partido, anuncio que este último hizo público ayer a través de sus redes sociales.

Desde Madrid, el partido que lidera Inés Arrimadas descarta crear una gestora en el partido naranja a nivel regional, por lo que se seguirán los «mecanismos ordinarios» para proceder al nombramiento de un nuevo portavoz coordinador en la Región, «tal y como recogen los estatutos del partido», explicaron fuentes de la formación autonómica. No obstante, esta decisión dependerá del comité nacional del partido.

Lo cierto es que Cs en la Región sigue recibiendo estocadas desde la fallida moción de censura contra López Miras para aupar a Vidal a la presidencia de la Comunidad: el acuerdo con el PSOE para echar a Miras de San Esteban no salió adelante, Vidal salió del Gobierno regional del que formaba parte, y, más tarde, tanto ella como Molina se tuvieron que pasar al Grupo Mixto en la Asamblea después de que los diputados díscolos de Cs se hicieran con el control del grupo parlamentario naranja en el Hemiciclo murciano.

El último golpe fue la dimisión de su cargo como coordinadora, tal y como adelantó LA OPINIÓN el pasado domingo, y al que se une ahora Molina, que ha decidido dar los mismos pasos que su compañera y tampoco dejará su acta en la Asamblea Regional y mantendrá su sueldo de diputado.

Daniel Pérez, vicesecretario general de Ciudadanos, aseguró ayer que las decisiones tanto de Martínez Vidal como de Molina no influyen en el «sentido orgánico» del partido: «Los estatutos prevén este tipo de situaciones y se activan los procedimientos para que , de la forma más rápida posible, cumpliendo los plazos, el comité regional esté totalmente renovado».

«Lo importante es que en el menor plazo posible tengamos rearmado un equipo de dirección. No está prevista la gestora, puesto que las personas que han dado un paso a un lado son dos, con lo cual, una vez que se hayan podido hacer los cambios oportunos, el comité autonómico seguirá funcionando», señaló. Pérez sacó pecho de la ‘importancia’ de Cs en la Región: «Hay que recordar que Murcia es de las comunidades autónomas donde más peso tiene el músculo de Cs en cuanto a militantes y afiliados. Vamos a iniciar una nueva etapa convencidos de que tenemos dos años por delante para en 2023 revertir el Gobierno actual y poder volver a ser el referente y la solución para muchos de los temas que de verdad preocupan a los murcianos». Asimismo el vicesecretario general agradeció «el trabajo, la responsabilidad y seriedad» de Vidal y Molina» para afrontar «meses que no han sido fáciles».

Molina justificó ayer su decisión indicando que «la persona que desempeñe ahora la coordinación del partido debe tener libertad absoluta para decidir quiénes forman parte de su equipo». El diputado naranja consideró que su partido es «imprescindible para acabar con este ciclo político insano que nos ha conducido a un retroceso democrático inaceptable».

«Sabemos que hay cantera, hay gente preparada, nosotros nos vamos a la parcela de la Asamblea Regional a trabajar por el programa de Cs», declaró el propio Molina ayer a Onda regional tras su renuncia.

PP: «Dimiten de los cargos orgánicos, pero no del sueldo»

La portavoz del PP de la Región, Miriam Guardiola, aseguró que la dimisiones de Vidal y de Molina revelan «el verdadero interés de algunos políticos». «Dimiten de los cargos orgánicos, pero no del sueldo ni de los cargos institucionales», dijo. Desde el PP «creemos que nunca en política se deben anteponer las ambiciones personales al interés general porque a política se viene a trabajar con vocación de servicio y de ayudar a los ciudadanos. Esta es nuestra hoja de ruta», aseveró la dirigente popular. Asimismo puso de relieve que su partido, «frente a aquellos que pretendían puestos de poder, no solo lo censuramos sino que hemos visto como tiene consecuencias y produce el rechazo de la mayor parte de los ciudadanos».