Javier Celdrán acaba de dimitir esta mañana como consejero de Economía, Hacienda y Administración Digital. "Es el momento de hacer un alto en el camino y abrir un nuevo capítulo en mi vida", ha explicado visiblemente emocionado. Asegura que su marcha se debe a "motivos personales" y que ha sido "muy difícil" tomar la decisión.

Celdrán llevaba casi ocho años en primera línea de la política regional y ha ocupado cargos con el anterior presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, y con su sucesor, Fernando López Miras, del que ha dicho estar "infinitamente agradecido".

Hasta la última remodelación del Gobierno regional, ocupaba también el cargo de consejero de Presidencia, una responsabilidad que se trasladó a Marcos Ortuño con su incorporación al Consejo de Gobierno el pasado mes de abril.

"Me siento afortunado de haberme podido dedicar a lo que me apasiona, el servicio público", ha manifestado en una rueda de prensa en la que ha aparecido por sorpresa, ya que estaba previsto que, tras el Consejo de Gobierno, solo comparecieran la consejera de Empresa, Empleo, Universidades y Portavocía, Valle Miguélez, y el consejero de Salud, Juan José Pedreño.

En su despedida ante los medios, también ha hecho referencia a su "lucha contra la peor de las pesadillas, la pandemia", explicando que "todo este compromiso profesonal, sin días ni horas, exigente, en ocasiones ingrato, supone un duro sacrificio personal y familiar". En este sentido, ha reconocido que ha tenido que "renunciar a muchas cosas importantes de la vida, entre ellas, el crecimiento y los mejores momentos de mis hijos, de mi familia y de mis amigos. A veces olvidamos que es lo más importante", ha añadido.

Celdrán ha solicitado esta mañana a López Miras, su "amigo", su relevo como consejero en el Gobierno, "una decisión muy meditada y difícil en la que ha tenido mucho peso" la opinión de su familia.