El Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura está estudiando interponer una posible querella por prevaricación contra el Ministerio para la Transición Ecológica por no atender los fallos técnicos esgrimidos por los regantes del Levante en cuanto a los planes de aumentar el caudal ecológico del Tajo con un mayor desembalse de Entrepeñas y Buendía. El Scrats presentó estudios técnicos que señalaban que no era necesario aumentar de 6,2 metros cúbicos por segundo el caudal mínimo del Tajo a su paso por Aranjuez. El presidente del sindicato, Lucas Jiménez, ha señalado directamente a los técnicos del Ministerio encargados de elaborar el Plan Hidrológico del Tajo por no haber tenido en cuenta los datos facilitados por el Scrats que argumentaban en contra de la intención de subir los caudales. 

El Círculo del Agua se ha reunido este miércoles tras conocer los planes del Ministerio para el Tajo con esa subida gradual del caudal hasta los 8,6 metros cúbicos por segundo en 2027, manteniendo solo 7 m3/s desde el próximo año y hasta 2026. “Todas las organizaciones que componen el Círculo del Agua se han posicionado en contra. Nadie está orgulloso de lo que ha pasado”, ha remarcado Jiménez, que ha estado acompañado por el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, y el consejero de Agua, Antonio Luengo. "Los funcionarios eran conocedores de los errores en el plan y los han sostenido", denuncia el presidente del Scrats. Ese fallo tiene su origen en la metodología empleada por la Confederación del Tajo en cuanto al cálculo de esos caudales mínimos.

“Es una aberración política e ideológica” que restará al menos en 2026 unas aportaciones de 106 hectómetros cúbicos al Segura, ha defendido Jiménez, que ha asumido como una “derrota” para los regantes del Sureste el nuevo plan de la cuenca del Tajo. Por delante quedan seis meses para tramitar alegaciones, unos meses “de trabajo muy duro”, ha señalado López Miras, donde se plantearán todas las vías políticas, administrativas, judiciales contra la decisión del Ministerio. De por medio, avanzan, llevarán a cabo movilizaciones y protestas en la Región de Murcia, Alicante y Almería aunque Jiménez reconoce que tras salir a información pública los planes hidrológicos de las demarcaciones de cuenca, "las decisiones ya están tomadas".

El agua desalada no se plantea como una alternativa complementaria para los regantes y el sindicato denuncia el elevado precio que tendrá en ese horizonte del 2027: hasta un 140% tendrán que pagar los agricultores pese a que Transición Ecológica busca reducir ese precio apostando por las energía renovable en las plantas desaladoras del Levante para reducir su coste de producción. "El Trasvase es la fuente de llegada de agua más sostenible y respetuosa", señalaba López Miras en referencia al argumento empleado por los socialistas murcianos y valencianos del impacto del cambio climático en las cuencas, "las plantas desaladoras contaminan y es una barbaridad desde el punto de vista ecológico". El presidente de la Región envió ayer una carta al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, con la premisa de que mantenga el "diálogo y la concordia" a las que ha apelado en lo referente al conflicto catalán y el indulto a los condenados por el juicio del 'procés'.