Reiteró el presidente del TSJ de Murcia, Miguel Pasqual del Riquelme, en su convocatoria para presentar la Memoria 2020 que faltan jueces y medios en la comunidad murciana: la ratio es de 10,8 jueces por cada 100.000 habitantes (la nacional es 11,9). La plantilla en la Región es de 160 jueces. Calcula el presidente que “nos faltan matemáticamente quince jueces”.

Y faltan también juzgados, remarcó. Faltan en Murcia, Lorca, Cartagena, Lorca y Molina de Segura. “Una lentitud en la Justicia genera problemas en otros ámbitos, también en el económico”, manifestó. Apostilló que hay dificultades en la ciudad portuaria, ya que aún no se sabe dónde irá emplazada su Ciudad de la Justicia, y detalló que los consistorios de Molina y de Lorca sí han cedido locales y terrenos para levantar sus nuevos órganos judiciales. Insistió en la “falta endémica de medios” en la Justicia murciana.

Todo esto da lugar a que se tarde mucho en resolver los asuntos: algunos se alargan en el tiempo años y las sentencias salen con él atenuante de dilaciones indebidas, lo cual hace que se rebaje la penal a los condenados, muchas veces por delitos tan graves como una violación y hasta un homicidio.

Como ya adelantó, se están reforzando las jurisdicciones social, contenciosa y mercantil en previsión de que entre un aluvión de asuntos relacionados con la crisis económica que ha acarreado el coronavirus.

“Mes a mes chequeamos y eso no permite diagnosticar continuamente las tendencias: qué asuntos suben y cuáles bajan”, desgranó luego, en el turno de preguntas. En 2021 la entrada “se está comportando como una montaña rusa” y “todavía no hay una tendencia clara”. “Si tomamos una visión más panorámica, en el ámbito Civil, Social y Contencioso esa entrada de asuntos va a estar asociada al momento en que dejen de estar en funcionamiento esas medidas de contención”, auguró. A su juicio, ha de hacerse “una desescalada por sectores”. “De lo que no tenemos duda es de que la avalancha vendrá”, sentenció el magistrado.