El sistema de autobaremación que ha estrenado el Servicio Murciano de Salud (SMS) para puntuar al personal que se encuentra en bolsa y que quiere presentar méritos ha arrancado con fallos, problemas de los que ya alertaron varias organizaciones sindicales con anterioridad y que están caldeando los ánimos entre los celadores, quienes el miércoles conocieron la puntuación que se les ha otorgado en bolsa y con la que no están de acuerdo en la mayoría de los casos.

En la bolsa de celadores del SMS hay inscritos más de 40.000 profesionales, pero una gran mayoría aparecen con una puntuación de cero, por lo que el sistema no ha registrado su experiencia ni méritos. «Esta situación va a provocar una avalancha de reclamaciones desde este viernes», primer día en el que se pueden presentar y para las que cuentan con un plazo de hasta el 10 de junio, según indica el secretario general del SPS (Sindicato de Profesionales de la Sanidad), Antonio Martínez.

Martínez sostiene que «la autobaremación ha sido un desastre, un fracaso estrepitoso del que ya veníamos avisando y como denunciamos desde el SPS».

Otro de los problemas detectados es que la resolución de la bolsa de celadores no cumple con los requisitos de la orden del propio SMS que regula la selección de personal estatutario temporal del Servicio Murciano de Salud y que recogía que en esta revisión y valoración deben aparecer la puntuación de la autobaremación, la puntuación resultante de la aportación de méritos y la puntuación total de todos los aspirantes.

Desde la Federación de Sanidad de CCOO también alertan de los «numerosos errores» del sistema de autobaremación, tanto en la categoría de celador como en la de técnico de farmacia.

«Se han detectado errores en la baremación en general y en particular en contabilizar el tiempo trabajado en el propio Servicio Murciano de Salud, que lo deberían contabilizar de oficio», indica el secretario de Sanidad de CCOO, Miguel Ángel López. Al tiempo que dice no entender «qué criterio se ha seguido para tomar la decisión de puntuar con 0 a los participantes en una posición superior a 7.469 según resolución».

Para dar una seguridad jurídica a la publicación de estos listados, Comisiones Obreras cree que el SMS debería haber consensuado con las organizaciones sindicales el proceder previo a las publicaciones, ya que en otros servicios de salud, en el caso de no baremar, al menos puntúan con lo estimado en el autobaremo, y no salen con 0 puntos como ha pasado en el SMS.

Por su parte, desde la Consejería de Salud que dirige Juan José Pedreño explicaron que se está cumpliendo «la normativa de la orden de selección». Aseguran que desde el SMS «se barema con la puntuación el número de aspirantes correspondiente al promedio de contratos realizados en el año anterior en esa categoría, más un 20% (como previsión del personal que se puede necesitar)».