La movilidad es una herramienta fundamental para el progreso social y económico. Cada día miles de vehículos recorren las carreteras nacionales e internacionales para abastecer a la sociedad de los productos que necesita. Se trata de un sector que requiere de un elevado consumo de energía para realizar sus desplazamientos y por ello es necesario avanzar en la creación de nuevos combustibles, y en el desarrollo de nuevas formas de energía que permitan incrementar la sostenibilidad y eficiencia del transporte.

Repsol lleva años inmersa en un proceso de transformación y de diversificación de sus negocios con el objetivo de liderar la transición energética, siendo la primera compañía de su sector en fijarse la meta de ser una compañía con cero emisiones netas en el año 2050. La amplia trayectoria de la multienergética, y las investigaciones realizadas en el Repsol Technology Lab le han permitido mejorar el combustible para el transporte y desarrollar nuevas alternativas.

Ecocombustibles para la movilidad

En el compromiso de continuar avanzando hacia una movilidad sostenible, Repsol va a ofrecer a la sociedad un combustible de bajas emisiones que se podrá usar en cualquier vehículo sin tener que modificar los motores actuales, y que es una solución para sectores que son difícilmente electrificables como el transporte de mercancías por carretera o la aviación.

La multienergética se ha marcado como objetivo ser una compañía cero emisiones netas en 2050

Esta energía alternativa se va a producir en la refinería de Cartagena, donde ya trabajan en la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados de España. Para la fabricación de estos ecocombustibles se utilizará un amplio abanico de materias primas recicladas, desde aceites de fritura, grasas o la fracción orgánica de los residuos urbanos, hasta biomasa procedente de restos agrícolas o forestales.

En la nueva planta, Repsol empleará la ruta tecnológica más evolucionada para, a partir de hidrógeno y materia prima reciclada, fabricar 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados. El resultado serán unos ecocombustibles que significarán un ahorro de 900.000 toneladas de CO2 al año.

Si miramos al presente, y en concreto a las necesidades del transporte de mercancías por carretera, encontramos diferentes soluciones para una movilidad sostenible. Un ejemplo es el AutoGas, una energía en la que Repsol es líder con más de 400 puntos de suministro. Se trata del carburante alternativo más utilizado en el mundo: 26 millones de vehículos a nivel mundial, 15 millones en Europa y más de 120.000 en España. Sus prestaciones son similares a las de los combustibles tradicionales, pero con muy bajas emisiones.

Otra alternativa para la movilidad sostenible por carretera es el gas natural vehicular (GNV). Existen dos tipos de este carburante alternativo, el gas natural comprimido (GNC) y el gas natural licuado (GNL). Ambos están diseñados especialmente para el transporte de mercancías y su principal característica medioambiental es que mejora la calidad del aire de las ciudades. Tanto los vehículos que usan AutoGas como los que se mueven con GNV cuentan con la etiqueta ECO otorgada por la Dirección General de Tráfico que les exime de las restricciones de circulación en las ciudades.

Más sobre Repsol

Dirección: Complejo Industrial de Cartagena, Valle de Escombreras. Apartado de correos 07, 30350, Cartagena

Teléfono: 968129200