Los viticultores de España, también de la Región, claman por lo que creen que es «falta de sensibilidad» por parte de la Comisión Europea al vino e inciden en la necesidad de contar con «ayudas extraordinarias» para un sector que se ve en una situación «desesperada» por el impacto que tuvo el cierre de la hostelería, las restricciones y la ausencia de turismo por el coronavirus

«Queremos lanzar un grito en favor de los viticultores ante la desesperación que están viviendo. Ha habido sensibilidad con otros sectores, pero para este no se ha puesto en marcha ninguna ayuda», recalcó ayer el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, en rueda de prensa.

En la comunidad, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) en la Región de Murcia, Marcos Alarcón, recuerda que se trata de «un sector que el año pasado ya quedó muy afectado», dado que «aunque se incrementó el consumo en hogares», no fue suficiente. Con bares y restaurantes cerrados por culpa del coronavirus, incluso a día de hoy, que las restricciones se van relajando, «el sector no se ha recuperado», lamenta.

A juicio de Alarcón, «las medidas que se adoptaron en 2020 no han sido eficaces para garantizar un ingreso suficiente a los viticultores»: de ahí que insista en la importancia de que se tomen «medidas extraordinarias por parte de la Comisión Europea». 

Por ejemplo, sugiere que “el exceso de producción que pueda tener difícil comercialización vaya destinado a alcohol industrial o a productos sanitarios».

Recuerda Marcos Alarcón que «miles de personas de zonas muy importantes, como el Altiplano, las pedanías altas de Lorca y la zona de Bullas hasta Caravaca tiene una parte de su economía vinculada a la viña». «Miles de personas, entre productores y trabajadores en la vendimia y en las bodegas», hace hincapié.  

«Es necesario que hagan algo. Es verdad que de momento las respuestas que hemos encontrado han sido tibias», admite sobre Bruselas. «Estamos convencidos de que son necesarias las medidas: dependiendo de la respuesta, adoptaremos medidas de protesta», anuncia el responsable de UPA en la Región.

Por su parte, el responsable de vitivinicultura de UPA a nivel nacional, Alejandro García-Gasco Alcalde, se muestra «escéptico» ante la posibilidad de que la Comisión Europea dé alguna subvención extraordinaria al sector.

«Son necesarias ayudas con presupuestos extraordinarios y medidas destinadas a la destilación de crisis y para la cosecha en verde, algo que reclamamos tanto a la CE como al Ministerio de Agricultura y a las comunidades autónomas», remarcó.

Manifestó que no se ha planteado «ninguna cifra» concreta en las ayudas necesarias para salir de esta situación.

Jornada en Madrid

La DOP Jumilla ha organizado una jornada en Madrid «con el objetivo de presentar sus valores diferenciales, sus terruños y la gran identidad de sus vinos, agrupando a todas las bodegas», indican los organizadores. La cata inaugural de la Jornada, ‘DOP Jumilla, origen, terruño y sus expresiones’, «quiso poner en valor los terruños y diversidad de esta zona con un recorrido por una selección de vinos que mostraron la identidad de la DOP Jumilla, con los conceptos de Terroir, Monastrell, Ecológico y Pie franco como hilo conductor».