Unos 5.000 autónomos de la Región están abocados al cierre cuando acabe la prestación por cierre de actividad, según las estimaciones que hace el presidente de ATA en Murcia, Francisco Casado, a partir de los resultados del Barómetro presentado esta semana por la organización. Casado calcula que otros 6.000 se verán obligados a despedir a trabajadores de su plantilla si no reciben las ayudas del Gobierno central que precisan.

En la Región hay algo más de 101.000 autónomos dados de alta en el RETA de la Seguridad Social. Murcia es una de las comunidades que ha terminado el año 2020 con un número de altas superior a la del año anterior e incluso ha seguido ganando cotizantes en los primeros meses de 2021, aunque el sondeo de ATA confirma la situación de asfixia en la que se encuentra la mayor parte de sus negocios después de un año de pandemia. Tres de cada cuatro, aseguran que la facturación de su negocio se ha visto reducida respecto a 2020 y para el 60,6% de ellos la caída ha sido superior al 60%, según revela el sondeo que ha sido realizado en los primeros días del mes de abril

Las ayudas por el cese de actividad a las que están acogidos 14.000 autónomos murcianos han evitado hasta ahora el cierre de los establecimientos que atraviesan mayores dificultades, aunque el aumento de la afiliación también se atribuye en parte a la incorporación de un elevado número de repartidores de comida y de paquetes a domicilio que están dados de alta como trabajadores por cuenta propia.

En la cifra de los 101.000 cotizantes se incluyen también unos 40.000 autónomos que forman parte de sociedades o cooperativas

Según las conclusiones del undécimo Barómetro de ATA, tres de cada cuatro autónomos encuestados afirman que su facturación ha sido incluso peor que en el primer trimestre de 2020.

El sondeo muestra que el 41% de los 470.000 beneficiarios que están percibiendo las ayudas por el cese de actividad en este momento se darán de baja como autónomos cuando se ponga fin a la prestación.

El presidente de ATA en la Región considera que esta proporción puede extrapolarse a Murcia, lo que se traduce en que hay unos 5.000 trabajadores por cuenta propia abocados al cierre cuando desaparezca la ayuda establecida hace un año para los negocios que perdieron la mayor parte de sus ventas debido a la crisis originada por el coronavirus.

Unos 200.000 autónomos con trabajadores prevén despedir en 2021. En la Región la cifra de los que reducirán plantilla ronda los 6.000, según las estimaciones de Francisco Casado.

Por otra parte, cuatro de cada diez autónomos – concretamente el 44,3% - afirma que si tuviera que hacer frente al despido de alguno de sus trabajadores, tendría serías dificultades para poder abonar los finiquitos. No obstante, el 49,4% de los encuestados afirma que sí dispone de esa liquidez para poder hacer frente al despido de algún trabajador.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, se queja de que «las ayudas llegan a los destinatarios muchos meses después de que las solicitamos» y aboga por «impulsar cuanto antes la prórroga del cese de actividad para los autónomos y buscar una salida a la regulación de los ERTES, cuya vigencia expira el 31 de mayo».