Hace 25 días, cuando los diputados tránsfugas de Ciudadanos juraban sus cargos como nuevos consejeros tras votar en contra de la moción de censura, el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, pidió una cosa tras la semanas caóticas que había vivido la Región de Murcia en lo que a política se refiere: «El espectáculo debe terminar ya».

Ayer miércoles hubo un bis del espectáculo en la Asamblea Regional, donde tras una reunión del grupo parlamentario de Cs, entre díscolos y fieles a Inés Arrimadas, presidenta del partido, el consejero de Empleo Investigación y Universidades, Francisco Álvarez, dimitía de su cargo para ocupar la portavocía del grupo en el parlamento autonómico, en manos del diputado Juan José Molina. Esta estrategia política permitirá que los expulsados Isabel Franco, Valle Miguélez y el propio Álvarez se hagan con el control del grupo parlamentario y se aseguren así su presencia en la Junta de Portavoces de la Asamblea, órgano encargado de organizar la actividad semanal de la institución y de citar a los miembros del Consejo de Gobierno para que comparezcan en la Cámara autonómica.

En la reunión estuvo presente un notario de Cartagena a petición de los díscolos, que levantó acta para que sirva como prueba ante la Mesa y Junta de Portavoces de mañana sobre los cambios aprobados por tres votos a favor, dos en contra (Ana Martínez Vidal y Juan José Molina) y la abstención de Alberto Castillo, quien ya tomó la misma decisión en la moción a Miras.

El presidente de la Asamblea fue precisamente quien avisó de que no era compatible ser portavoz y consejero al mismo tiempo, algo que Álvarez atajó anunciando su dimisión como miembro del Consejo de Gobierno, que hoy se publicará en el Boletín Oficial de la Región de Murcia. De esta forma, el voto mayoritario ha permitido arrebatar las funciones a Molina como portavoz y, además, los tres diputados tránsfugas han eliminado de todas las comisiones parlamentarias, salvo una (Peticiones y Defensa del Ciudadano), a Vidal y su compañero.

El hombre fuerte

Álvarez pasa a ser el hombre fuerte del grupo en dichas comisiones, tanto de las permanentes como las especiales o de investigación, y tanto Franco como Miguélez serán miembros de dichas comisiones, apartando de ellas a Vidal y Molina. La coordinadora regional de Ciudadanos se hizo hace poco con la presidencia de la Comisión Especial de Investigación sobre el protocolo seguido por parte de la Consejería de Salud para la vacunación contra la Covid-19 en la Región de Murcia, una labor que ahora asumirá el consejero que saldría hoy del Ejecutivo para ser directamente quien presida esa comisión junto a Valle Miguélez, que será un miembro más por parte de Cs. La presidencia de Educación y Cultura, que recaía hasta ahora en Molina, también la asumirá Álvarez, quien le quita además a su compañero el máximo puesto de la comisión especial del Mar Menor. La de Industria, Trabajo, Comercio y Turismo también estaría en manos del exconsejero de Empleo.

Otro punto aprobado en la reunión fue la creación de un nuevo reglamento interno del grupo de Cs, que ya contaba con uno propio desde el inicio de la legislatura y que, como señalaron más tarde Vidal y Molina, no tuvieron tiempo de leerlo y que los expulsados quieren sacar adelante el viernes.