El test Nirvana detecta y secuencia simultáneamente en pocos minutos el virus SARS-CoV-2 y cualquiera de sus variantes, el virus de la gripe, adenovirus y otros coronavirus humanos con una tecnología portátil, como se describe en el artículo publicado ayer en la revista científica de Cell press Med. Un grupo de investigadores liderados por el doctor Juan Carlos Izpisua, catedrático extraordinario de Biología del Desarrollo de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y profesor en el Laboratorio de Expresión Génica de Salk, Estados Unidos, describen en el artículo el diseño de un dispositivo pequeño y portátil, llamado Nirvana, basado en el método RPA, que puede analizar 96 muestras al mismo tiempo y en solo 15 minutos comienza a dar resultados. En tres horas finaliza los resultados de todas las muestras.

«Es un método de detección y vigilancia de virus que no requiere una infraestructura costosa, como ocurre en otros casos», explica Izpisua, autor del trabajo, sino que «logramos, con una prueba rápida y portátil, lo mismo que otros métodos más lentos y costosos». Este proyecto cuenta con la financiación de la UCAM y de la Fundación Séneca, Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia.

A día de hoy, la prueba estándar para determinar si un paciente es positivo de coronavirus es realizar una PCR para detectar el material genético del virus SARS-CoV-2. Mientras que la técnica de PCR utiliza ciclos de temperatura para separar las cadenas de ADN y copiarlas repetidas veces para poder visualizarlas, la RPA utiliza proteínas, en lugar de cambios de temperatura, para lograr lo mismo. Esta tecnología permite copiar tramos más largos de ADN y sondear múltiples genes al mismo tiempo. «Rápidamente nos dimos cuenta de que podíamos usar esta técnica no solo para detectar el SARS-CoV-2, sino también otros virus al mismo tiempo», apunta Mo Li, colíder del grupo de investigación.

Sin embargo, «si la prueba es negativa, no obtenemos ninguna información sobre la causa de los síntomas que tiene el paciente, a menos que realicen pruebas PCR adicionales para otros virus. Y si la muestra es positiva para SARS-CoV-2, tampoco sabemos con qué variante de covid-19 está infectado el paciente, a menos que se realicen otras pruebas de secuenciación mucho más largas y costosas», apunta Estrella Núñez, vicerrectora de investigación de la UCAM y coautora del estudio.

Nirvana ha sido probado en muestras positivas y muestras para determinar SARS-CoV-2, así como en aguas residuales que pudieran contener este virus u otros. En todos los casos, el ensayo pudo identificar correctamente qué virus estaban presentes y, además, los datos de secuenciación permitieron delimitar el origen del SARS-CoV-2 en muestras positivas, diferenciando cepas de China, Europa o África, por ejemplo.

«El diseño de este dispositivo es muy flexible, por lo que no se limita solo a los ejemplos que hemos testado de momento; podemos adaptarlo fácilmente para detectar otros patógenos, incluso a algo nuevo y emergente», afirma Li.

Con el pequeño tamaño y la portabilidad de Nirvana, podría usarse para la detección rápida de virus en empresas, colegios, universidades, aeropuertos y demás establecimientos. También podría usarse para monitorizar aguas residuales y detectar la presencia de nuevos virus.